Compartir
Publicidad
Manejamos el nuevo KIA Rio, un manotazo en la mesa al Mazda2 y compañía
Pruebas de coches

Manejamos el nuevo KIA Rio, un manotazo en la mesa al Mazda2 y compañía

Publicidad
Publicidad

Admitámoslo, la generación pasada de KIA Rio era el auto que te comprabas porque te convenía, pero nada más. Ni al volante ni a la vista había algo que te convenciera desde el corazón; el coche hacía el trato directo con tu cabeza: te estás llevando todo esto a casa por un precio atractivo y con siete años de garantía. Te convengo. La nueva generación, que llega a México como modelo 2018, nos cuenta una historia distinta.

El KIA Rio 2018 evolucionó. Mantiene un el balance entre equipamiento y precio, como buen coreano, pero también añade la palabra diseño a la propuesta. Es un Rio al que te acercas porque te llama la atención, no sólo porque te han contado que es una buena compra. Vamos, que al niño listo de la clase le está cayendo bien la pubertad, y viajamos a Monterrey someterlo a prueba.

Kia Rio 2018 7

El nuevo KIA Rio es un hatchback chapado a la europea

Es verdad, sigue siendo coreano, pero hay alguien en KIA inyectándole genes europeos a los últimos modelos de la marca. El nuevo Rio sigue esta tendencia, y es lógico: cuando toca competir contra modelos concebidos por SEAT, Volkswagen, Ford de Europa y Peugeot, lo único que queda es vestirse como ellos.

Hay nueve colores para la carrocería y dos combinaciones para interiores.

Y así, desde el ángulo del que se le mire, el nuevo Rio pasa como cualquier otro hatchback del Viejo Continente. Su mirada es agresiva y se enfatiza con el dibujo de los LED, muy al estilo de un hatchback premium; las enormes tomas de aire en la fascia y las líneas de estilo que recorren la cintura y la tapa de la cajuela lo hacen ganar carácter. Te guste o no, por lo menos admites que ha habido una fuerte apuesta por el diseño.

Sus dimensiones permanecen muy parecidas a la generación pasada. Crece apenas 1.5 cm a lo largo (en total mide 4,065 mm) y 0.5 cm a lo ancho y a lo alto. No diremos que es amplio, porque ningún subcompacto —más que el Honda Fit— merece tal calificativo, pero sí acomoda bien a cuatro pasajeros, con suficiente espacio para cabeza, aunque algo limitado para piernas y hombros si los pasajeros son altos. La cajuela brilla por su capacidad de 493 litros.

Kia Rio 2018 14

Sorprende lo cómodo de los asientos, pero más aún el soporte lateral. Comprobado en curvas dignas de WRC.

Según nos cuenta la gente de KIA, las unidades que manejamos eran preseries y únicamente se produjeron para esa prueba de manejo. Aun así, la calidad de armado es sorprendente. Apenas notamos ciertas vibraciones provenientes de la zona de la pantalla central y del poste B del lado del copiloto. Los ajustes de los materiales se notan sólidos en general. Bien.

La selección de materiales nos parece muy bien resulta. Es cierto, todos los plásticos son duros, pero la combinación de colores y texturas crean un tablero bastante atractivo. Nuestra única observación en este apartado es acerca del plástico que recubre la parte superior del tablero, es más brilloso de lo que nos gustaría y crea reflejos en el parabrisas, que sólo pudimos eliminar con lentes de sol polarizados. Común en el segmento.

Kia Rio 2018 13

Al volante, el KIA Rio es un subcompacto muy virtuoso que pide a gritos una versión deportiva

Dejemos de lado lo que podemos notar a simple vista, y hablemos de aquello que sólo descubrimos tras varios kilómetros al volante. La generación pasada era muy cómoda, pero no muy brillante a la hora de transmitir sensaciones al conductor. No estaba obligada a hacerlo, pero nos hubiera gustado. El nuevo modelo cumple con este capricho. Es más, nos atrevemos a decir que su conducción es la mejor del segmento. Nos explicamos.

El motor turbo europeo de 1.0 litro, de 118 hp, le sentaría de maravilla.

Encontrar la posición de manejo es fácil y rápido. Una vez que lo echamos a andar, lo primero que salta a nuestra atención es la puesta a punto de la suspensión. Hay cierto sabor deportivo en su actuar. Evidentemente, el nuevo Rio no es un hot-hatch, ni por chasis ni por prestaciones, pero la suspensión pisa ligeramente más firme que la media del segmento, sin penalizar en lo absoluto la comodidad, y las llantas de perfil 45 y rin 17 contribuyen a crear esta sensación. Y nos gusta.

La ruta fue demandante para el auto. Salimos de Monterrey rumbo a Saltillo por la autopista, pero tomamos una desviación que nos llevaría hacia Arteaga, Coahuila, para llegar hasta La Ciénega de González, nuevamente en Nuevo León. La carretera estaba repleta de curvas —y paisajes— dignas de una etapa del WRC. El KIA Rio, pese a su tendencia natural al subviraje, inclina la carrocería menos de lo esperado y entra con aplomo. El chasis es capaz de soportar lo suficiente antes de que intervengan las asistencias; cuando actúan, lo hacen de manera sutil. Corrigen sin entrar abruptamente.

Kia Rio 2018 12
La destreza del chasis nos invita a pensar una sola cosa: queremos un KIA Rio GT, al nivel de un Fiesta ST.

En situaciones tan exigentes, la dirección nos dejó un buen sabor de boca. Continúa ofreciendo un tacto artificial, pero está mucho mejor resuelto que la generación pasada. Ahora se percibe más rápida y obediente. Su asistencia eléctrica facilita las maniobras en entornos urbanos; en carretera, un tacto más duro favorecería la sensación de control. Aun así, cumple. Es un subcompacto y debemos juzgarlo como tal.

Mucho se ha hablado acerca del nuevo motor, que es menos potente que el de la generación que deja atrás. Después de manejarlo, no lo vemos como un retroceso. El Rio anterior necesitaba girar a altas revoluciones para hacer gala de su potencia; a un rango normal, entre 1,500 y 3,000 rpm, el nuevo motor de 1.6 litros, de 121 hp y 111 lb-pie de torque, responde muy parecido. Es justo por arriba de las 4,500 rpm cuando notaremos ese recorte en potencia, aunque la diferencia tampoco es tan significativa. Para la mayoría de las circunstancias, sus cifras son suficientes. No podemos hablar de consumos, porque los 8.33 km/l que obtuvimos fueron tras conducir cuesta arriba y casi siempre con el acelerador a fondo. Sólo al entrar y salir de la ciudad fuimos debajo de 4,000 rpm.

A partir de ahora, el nuevo Rio también se puede pedir con transmisión automática de seis velocidades. Los cambios están programados para buscar siempre el ahorro de combustible, pero en cuanto hundimos el pie en el acelerador, no duda en retroceder una o dos marchas para aumentar las revoluciones. Efectiva.

Kia Rio 2018 4

Cuatro versiones, controversia y muchas ganas de triunfar

A resumidas cuentas, el KIA Rio es un gran producto. Independientemente del equipamiento con el que se pida, brilla por su manejo, la calidad de los acabados y el trabajo de los diseñadores. Estará a la venta a partir del 9 de febrero, disponible en cuatro versiones que van de $203,900 a $293,900.

No es que el KIA Rio sea caro, es que ya todos los subcompactos hatchback lo son. Ahí "cobra" sentido la versión base con sólo dos airbags.

¿Caro? Sí, pero ¿ya has revisado cuánto cuestan últimamente este tipo de autos? El Mazda2 va de $225,900 a $275,900; el SEAT Ibiza, de $200,900 a $276,800; el Honda Fit, de $211,900 a 256,900; el Volkswagen Polo, de $228,490 a $258,490; el Ford Fiesta, de $212,000 a $247,900. Que el KIA Rio termine tan alto, es porque el segmento ha ido encareciéndose, bien sea por modelo más equipados o por un tipo de cambio desfavorable. Aun así, está por encima de la media, y creemos que es una jugada arriesgada por parte de KIA irse a casi 300,000 pesos por un auto de 121 hp.

A nuestro parecer, la versión más interesante es la EX, que ya ofrece CarPlay, Android Auto, equipo eléctrico, llave inteligente, cámara de reversa, quemacocos (sólo el manual) y más, por $268,900, aunque el LX cumple cabalmente con todo lo referente a confort y seguridad. En el polo opuesto, por $203,900, KIA ataca la gama baja con un modelo sin bolsas de aire laterales y tipo cortina, con frenos traseros de tambor y algunos recortes en equipamiento de confort. ¿Criticamos la decisión? Por el recorte de seguridad, sí, pero aun así continúa competitivo frente a otros modelos que por ese mismo rango de precios —e incluso más— carecen de control de estabilidad.

Por el momento, la nueva generación sólo estará disponible con carrocería hatchback. A mediados de este año llegará la versión sedán, que será la que acumulará el mayor porcentaje de ventas de Rio. Mientras tanto, se queda con clientes jóvenes que buscan un producto bien equipado, cómodo, seguro, de mantenimiento relativamente económico, buena garantía y atractivo, aunque ya no tan accesible. Para eso la puerta está abierta al Picanto.

Kia Rio 2018 9

8.4

Calidad8.5
Equipamiento8.5
Seguridad9.0
Motor7.0
Comportamiento9.0
Espacio interior7.5
Cajuela9.0
Comodidad9.0
Precio8.0

A favor

  • Sin serlo por completo, hay sabor deportivo en su conducción
  • El diseño ha evolucionado, y nos gusta
  • Ofrece siete años de garantía
  • Mantiene buen nivel de equipamiento a precio competitivo

En contra

  • El modelo base sólo tiene dos airbags
  • Espacio algo justo en la parte trasera
  • La versión más equipada no se puede pedir con caja manual.

Kia Rio 2018 5

Ficha técnica del KIA Rio Hatchback

Versión probada

EX Pack

Motor

4 cilindros

Suspensión delantera

Independiente tipo McPherson

Cilindrada

1,591 cm³

Suspensión trasera

Barra de torsión

Potencia máxima (hp @ rpm)

121 hp @ 6,300 rpm

Longitud

4,065 mm

Par máximo (lb-pie @ rpm)

111 lb-pie @ 4,850 rpm

Cajuela

493 litros

Transmisión

Automática de 6 vels.

Consumo urbano

N.D.

Tracción

Delantera

Consumo en carretera

N.D.

Frenos

Disco / Disco

Consumo combinado

17.8 km/l

Peso

N.D.

Capacidad del tanque

45 litros

Velocidad máxima

N.D.

Emisiones de CO2

N.D.

Aceleración 0-100 km/h

N.D.

Precio

$293,900

Hemos actualizado los precios, publicados por KIA el jueves 26 de enero.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos