Compartir
Publicidad

El sonido de un muscle-car nos provoca la misma reacción que el rugido de un león en nuestros ancestros

El sonido de un muscle-car nos provoca la misma reacción que el rugido de un león en nuestros ancestros
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No se necesita ser un fanático de corazón de los muscle car para sentir esas cosquillas, y que incluso se te erice la piel cuando enciendes el motor de un Mustang; esa sensación que hasta ahora creíamos que era “normal”. Ford reveló que lo que sentimos se debe al fenómeno llamado Respuesta Automática, que se remonta a nuestros antepasados quienes aprendieron a reaccionar rápidamente a los sonidos fuertes como el rugido de un león o el desplome de un árbol.

Tomando como base lo que Friedrich Marpurg documentó, quien fue uno de los primeros en investigar diferentes sonidos y las respuestas emocionales que provocan, los ingenieros de audio aprovechan esos mismos conceptos para crear sonidos para todo, películas, música, celulares y hasta para autos.

Ford Mustang

Específicamente en el caso de Ford, sus ingenieros crean sonidos muy específicos para Mustang, que buscan apelar a los deseos de poder, emoción y adrenalina, los cuales excitan los sentidos a través de notas acústicas en cada aceleración.

Los expertos realizan un análisis computacional para diseñar, por ejemplo, un sistema de escape activo controlado por computadora que abre válvulas con el sonido casi como el de un saxofón o el de un gran piano, con la finalidad de cambiar el sonido del automóvil según el estado de ánimo del conductor.

Para crear un sonido en específico como el de Mustang, se necesitó de muchas horas de trabajo y de poner en práctica cada detalle estudiado minuciosamente desde hace siglos.

Ford Mustang

Steve Venezia, ingeniero de producción de televisión en Los Ángeles afirma que el truco para crear experiencias de sonido emocionalmente atractivas es comenzar con un sonido base auténtico, luego agregar capas sobre él para intensificar las emociones que se generan a partir de ese sonido.

Por ejemplo, los primeros Mustang de la historia tenía solo un sonido en específico, ahora con todo el desarrollo tecnológico que ofrece la nueva generación, ya cuenta con un botón el cual regula el sonido dependiendo del gusto del conductor, ya sea en modo normal, ruidoso, deportivo y de pista, o simplemente en modo silencioso o “Modo Buen Vecino”, aunque el atractivo de este modelo siempre será el rugir de su motor.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio