Publicidad

¿Por qué Renault ya no vende autos franceses en México?

¿Por qué Renault ya no vende autos franceses en México?
14 comentarios

Publicidad

Publicidad

Vender autos de una marca bajo otro nombre en diferentes territorios no es nada nuevo. Muchos de los grandes conglomerados automotrices llevan muchos años haciendo esto y es una práctica común que generalmente es bien aceptada. Si tienes un producto desarrollado para un mercado pero que se puede vender bien en otro, es buena idea llevarlo ahí, aunque a veces la marca de origen no se vende en el país.

Otras veces sí tienes la marca original en el mercado donde quieres vender el otro auto, pero ya sea por cuestiones de imagen o reconocimiento de nombre, es una mejor estrategia comercial venderlo bajo una marca mejor establecida, caso claro de esto es el nuevo Dodge Neon que llegará pronto a nuestro país que en realidad es un FIAT Tipo.

Renault Fluence

Cuando Renault regresó a México hace ya varios años, tenía un portafolio lleno de productos franceses como el Laguna, Megane o Clio, que aunque tuvieron mucho éxito gracias a su equipamiento, pecio y diseño, tuvieron muchos problemas mecánicos. Un ejemplo claro es el Laguna que sufría de muchos problemas eléctricos y más de uno pasó más tiempo en el taller que con su dueño original.

Los costos de mantenimiento y la mala fama de la que estaba haciendo la casa francesa los llevaron a tomar algunas medidas drásticas para poder mantenerse en el mercado nacional, y una de ellas fue la de tomar vehículos de sus subsidiarias que fueron creados con países en desarrollo en mente, y venderlos aquí como Renault.

Renault Clio RS

Los costos de importación también tienen que ver, pero los autos que venden actualmente son importados de igual manera. Sabemos que estos costos varían dependiendo del país de origen, pero no creemos que haya sido un factor tan fundamental en la decisión de dejar de comercializar sus productos de origen francés.

La gama actual de la casa francesa en nuestro país tiene únicamente un modelo francés… técnicamente hablando podrían ser tres, pero en realidad es uno. El Clio RS es el único producto realmente Renault que se vende aquí (aunque incluso él comparte muchos componentes con Nissan). La Koleos también se comercializa como Renault en Francia, pero es de origen coreano, como muchos otros de sus autos, y el Twizy es un vehículo que sólo se puede comprar sobre pedido.

Renault Logan

El Sandero, la Duster y el Logan en realidad son Dacia. Esta marca de origen rumano tiene ha tenido mucho éxito en los últimos años, en gran parte gracias a la mano de Renault, pero están lejos de ofrecer la calidad y la tecnología de la que gozan los autos franceses. El Fluence utiliza la plataforma C de Renault/Nissan, pero en realidad es un Samsung SM3 de origen Koreano, al igual que la Koleos.

Todos los vehículos antes mencionados son buenos y cumplen muy bien con su propósito, pero al final del día no son Renault. Al comprar un Logan, no estás comprando un auto francés, estás comprando un auto rumano. La globalización ha borrado las fronteras cada vez más, pero incluso los dueños de esos viejos Laguna o Megane notarán las diferencias en la calidad e materiales y acabados entre estos autos de diferentes orígenes de inmediato.

Renault Megane

No juzgamos a Renault por tomar esta ruta para mantenerse en nuestro país y no podemos asegurar al 100% que ese sea el motivo para que no hayan vendido productos franceses en México durante muchos años. Sabemos que había alternativas porque Peugeot sufrió de prácticamente lo mismo y lo que hizo fue completamente lo contrario: reforzó su control de calidad, se deshizo de todo lo que no fuera de origen francés (207 Compact, por ejemplo), y en la actualidad sólo comercializa modelos que vienen del viejo continente y que lejos están de esos modelos diseñados para el tercer mundo.

Conforme pase el tiempo serán cada vez menos las marcas que se identifiquen con un solo país como la fuente de origen de sus modelos. El nuevo Megane sustituirá al Fluence en nuestro país, pero se fabrica en Turquía y es un auto pensado para los países de Europa del este (países en desarrollo) a diferencia de sus contrapartes hatchback y vagoneta. No por esto dejará de ser Renault y esperamos que se note su herencia francesa desde el primer momento en el que nos subamos a él.

En Motorpasión México | Renault Alaskan, ¿pueden los franceses hacer una mejor NP300 que Nissan?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios