Compartir
Publicidad
Manejamos el Volkswagen Polo 1.2 TSI Sportline, un hatchback doble cara
Pruebas de coches

Manejamos el Volkswagen Polo 1.2 TSI Sportline, un hatchback doble cara

Publicidad
Publicidad

La nueva generación del Volkswagen Polo está a la vuelta de la esquina, pero el modelo actual aún lucha por mantenerse vigente dentro de la amplia oferta de hatchbacks subcompactos. Para su modelo 2018 estrena la versión Sportline, que no es más que el Polo TSI que conocimos el año pasado, pero con algunos destellos deportivos tanto en su exterior como en el habitáculo.

El Volkswagen Polo Sportline se coloca como el nuevo tope de gama antes de dar el salto hacia el Polo GTI. Promete buen rendimiento de combustible, reacciones ágiles y buenos modos en entornos urbanos. Lo condujimos en autopista y algunas carreteras secundarias para comprobar de qué está hecho.

Volkswagen Polo Tsi 4
El Volkswagen Polo Sportline promete una conducción ágil, a la vez de un buen rendimiento de combustible.

No es un GTI ni un GT Line, pero recibe algunos acabados deportivos

Lleva el apellido Sportline, pero este Polo viste más de civil que de deportivo. Si lo ves en las calles, lo podrás reconocer por detalles tan sutiles como el diseño Portago de sus rines de 16 pulgadas, el emblema TSI en la tapa de la cajuela y los espejos con carcasas negro brillante. Por dentro, el sabor deportivo se concentra en detalles tan específicos como los pedales de aluminio cepillado y los embellecedores de estribos.

Al igual que el resto de la familia Polo —excepto GTI—, este Sportline también es fabricado en la India. Si conociste el modelo que se importaba desde España, entenderás por qué es necesario especificarlo. Los ajustes de los ensambles son buenos, pero los materiales son de tacto duro y apariencia un tanto brillosa; no se perciben de mala calidad, lo dijimos en su momento, pero distan de ser la referencia del segmento, como sí lo eran las versiones de manufactura europea.

Volkswagen Polo Tsi 6
El Volkswagen Polo Sportline también se fabrica en la India. Los acabados no son malos, pero no están al nivel de la manufactura europea.

El equipamiento es correcto para el segmento al que se dirige. Cuenta con vidrios, espejos y seguros eléctricos, climatizador automático de una zona, computadora de viaje, control de velocidad crucero, volante multifunción forrado en piel, faros de niebla con función de alumbrado en curva, alarma y un sistema de infotenimiento compuesto por una pantalla táctil de 5 pulgadas, lector de tarjeta SD, puerto USB con compatibilidad con iPod, manos libres y reproducción de música vía Bluetooth streaming.

El vacío más importante lo encontramos en el apartado de seguridad. Hace 5 años hubiera sido plausible contar con frenos ABS, control de tracción y de estabilidad, bloqueo electrónico de diferencial y bolsas de aire frontales; hoy, con opciones como KIA Rio o Ford Fiesta, al Volkswagen Polo le faltan los airbags laterales y tipo cortina.

Volkswagen Polo Tsi 3

El cambio DSG y el motor 1.2 TSI son una combinación ganadora

Lo mejor de esta versión de Volkswagen Polo se vive una vez que damos vuelta a la llave. En lugar del motor atmosférico de 1.6 litros compartido con el Vento, al Sportline le da vida el 1.2 TSI de 105 hp y 130 lb-pie de torque, disponible únicamente con transmisión DSG de 7 velocidades.

Tienes razón al pensar que se trata de un motor pequeño enfocado más hacia el ahorro de combustible que a aceleraciones frenéticas, pero también es cierto que la presencia del turbo convierte al Polo Sportline en un subcompacto ágil. No, es un hot-hatch, pero los despegues se realizan con agilidad, principalmente porque la altura sobre el nivel del mar no afecta el desempeño del motor y el torque máximo está disponible a partir de las 1,500 revoluciones.

Volkswagen Polo Tsi 5

La huella de la ingeniería alemana se nota en la conducción. Es ágil, apoya correctamente en curvas y la calidad de marcha es notable.

Gran parte del sabor deportivo se debe a la transmisión DSG, que realiza los cambios de manera rápida y atinada. En modo D, la prioridad es el ahorro de combustible, por lo que procura un rango de revoluciones bajo. Basta hundir el pie en el acelerador para que, casi inmediatamente, la aguja tome una posición más vertical. Eso sí, en recuperaciones o para realizar algunos rebases, a veces hay que hundir el pie más de lo esperado para que la caja realice el cambio descendente y no estire simplemente la velocidad actual.

En modo S, la caja está programada para exprimir al máximo las capacidades del pequeño motor TSI, manteniendo un rango de revoluciones alto y sin dejar caer la aguja del tacómetro una vez que soltamos el acelerador. Aquí es cuando más se siente la diferencia entre las 112 lb-pie del 1.6 atmosférico y las 130 lb-pie de este 1.2 TSI.

Volkswagen Polo Tsi 9

Ahora bien, en materia de conducción, la apuesta es hacia el confort sin sacrificar diversión. La calidad de marcha es notable tanto en ciudad como en carretera. En ambos escenarios destaca la suavidad de sus reacciones, pero cuando es necesario tomar curvas a alta velocidad, apoya correctamente, con una clara tendencia a subvirar, pero siempre con una sensación de control. Es fabricado en la India, sí, pero conserva el sabor de la ingeniería alemana.

En nuestra prueba, castigando constantemente al tacómetro y combinando ciudad y carretera, promediamos 13.6 km/l.
Volkswagen Polo Tsi 2

Ágil, eficiente y cómodo, pero el Polo aún tiene algunos asuntos por resolver

El Volkswagen Polo Sportline, como tope de gama, se vende a un precio de 269,990 pesos. Si te gusta conducir, este auto te va a gustar y mucho. En términos generales es un hatchback muy balanceado, que ofrece suficiente equipamiento, una conducción ágil y cómoda, una calidad de materiales adecuada y un espacio interior correcto para el segmento al que se dirige.

¿Qué le queda por resolver? La seguridad. En materia de prevención de accidentes, el Polo Sportline se coloca como una de las opciones más completas, pues además de ESC y ASR, cuenta con bloqueo electrónico de diferencial (EDS); sin embargo, a la hora de mitigar los efectos de un percance, sólo tiene dos bolsas de aire, cuando otros modelos del segmento ofrecen 6 airbags por precios similares —y, en ocasiones, inferiores.

A la hora de convencer al cliente, tendrá que pelear codo a codo con modelos tan competitivos como KIA Rio, Ford Fiesta, Mazda2 o Honda Fit. Aun así, el rival mejor armado para competir contra este Polo es el Suzuki Swift Sport, que cuesta apenas 5,000 pesos más.

Volkswagen Polo Tsi 10

Ficha técnica

Versión probada

Sportline TSI

Motor

4 cilindros turbo

Suspensión delantera

Independiente tipo McPherson

Cilindrada

1,197 cm³

Suspensión trasera

Autoportante Semi-independiente

Potencia máxima (hp @ rpm)

105 hp @ 5,000 rpm

Longitud

3,971 mm

Par máximo (lb-pie @ rpm)

130 lb-pie @ 1,500 rpm

Cajuela

262 litros

Transmisión

DSG de 7 vels.

Consumo urbano'

16.2 km/l

Tracción

Delantera

Consumo en carretera'

24 km/l

Frenos

Disco / Tambor

Consumo combinado

13.6 km/l

Peso

1,109 kg

Capacidad del tanque

45 litros

Velocidad máxima

N.D.

Emisiones de CO2'

124 g/km

Aceleración 0-100 km/h

N.D.

Precio

$269,900

' Cifras oficiales del fabricante

Precios del Volkswagen Polo 2018

  • Startline Manual — $209,990
  • Startline Tiptronic — $229,990
  • Polo Manual — $224,990
  • Polo Tiptronic — $244,990
  • Sportline DSG — $269,990

Los gastos correspondientes al viaje para asistir a esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos