Compartir
Publicidad
Publicidad
Volkswagen Polo GTI, a prueba: el cruce perfecto de nostalgia y diversión
Pruebas de coches

Volkswagen Polo GTI, a prueba: el cruce perfecto de nostalgia y diversión

Publicidad
Publicidad

Los hot-hatches... oh, los benditos hot-hatches. Si algo hemos hecho bien como humanidad, además de haber inventado el helado y el tocino, es haber dado vida a autos como el Volkswagen Polo GTI: pequeños hatchbacks con motor turbo, vestidos de accesorios racing y puestos a punto para ir muy rápido.

Dentro de todo ese mar de modelos deportivos, el apellido GTI de Volkswagen es uno de los más emblemáticos, y esto, por supuesto, representa una gran responsabilidad para el Polo. De un auto de volumen se desprende un auténtico hot-hatch, que a ratos nos ha hecho dudar si vale la pena dar el salto hacia un Golf GTI... porque este Polito vaya que convence.

Volkswagen Polo Gti 2

Por discreto que parezca, nuestro Polo GTI robó una que otra mirada al pasar.

Aun con 6 años en el mercado, se mantiene atractivo. En su reciente facelift siguió algunas de las últimas tendencias de diseño de Volkswagen, como una defensa más enfadada y nueva iluminación LED, pero su encanto real está en los detalles GTI: parrilla tipo panal, equipo aerodinámico, rines específicos para esta versión y, por supuesto, carrocería de tres puertas y detalles rojos en parrilla y calipers.

Desde dentro la fórmula es muy parecida. Es cierto que las formas generales del tablero y los paneles de las puertas son de diseño sobrio —como casi todo Volkswagen—, pero las costuras rojas, el volante deportivo y la tapicería Clark te convencen de estar en un auto verdaderamente especial. Además, los acabados son distintos a los de un Polo convencional; en lugar de llegar de la India, el GTI es traído directamente de Europa, lo que se refleja en materiales acolchonados y de buena apariencia.

Volkswagen Polo Gti 7

El equipamiento es, quizá, una de sus debilidades. Para tratarse de un subcompacto, el equipamiento es completo, pero por los 366,000 pesos que cuesta y lo que ofrecen sus rivales, el Polo GTI se queda algo corto. Tenemos un aire acondicionado, faros de LED de encendido automático, computadora de viaje con cronómetro, controles al volante, equipo eléctrico y un quemacocos enorme, pero no hay cámara ni sensores de reversa, el encendido no es por botón y la pantalla táctil se queda algo corta en tamaño y resolución. Su interfaz es fácil de operar, pero no se integra fácilmente con el iPod conectado vía USB. Eso sí, la calidad del sonido es sobresaliente.

Los acabados son excelentes, pero el equipamiento se queda algo corto respecto a sus rivales.
Volkswagen Polo Gti 9

¡Fuera habladurías! Tomemos la llave y descubramos qué tal se mueve

En principio, el Polo GTI parece más blando de lo que esperaríamos de un hot-hatch europeo, pero esto se agradece en entornos urbanos, donde las calles no siempre se encuentran en el mejor estado. La calidad de marcha es muy buena, de hecho cuesta trabajo creer que un Polo pueda ir así de bien; en refinamiento incluso lo pondríamos al nivel de un Audi A1 —con el que, por cierto, comparte plataforma.

Blandito en ciudad, pero sin miedo en curvas. El Polo GTI es uno de los hot-hatches más equilibrados del mercado.

Una vez que dejamos la ciudad en el retrovisor y retamos al chasis en una carretera de montaña, descubrimos que esa primera impresión de blandeza se desvanece al cruzar la primera curva. El auto parece no tener miedo a pasar rápido, se planta correctamente sobre el asfalto e invita al conductor a hundir más y más el pie en el acelerador. Sí, hay algo de body-roll, pero en todo momento predomina una sensación de control. En este sentido, sobresale el trabajo del bloqueo electrónico de diferencial (XDS), que permite exprimir las bondades del motor sin perder tracción. ¡Y los frenos, cómo detienen!

A diferencia del primer Polo GTI a la venta en México, por ahí de 2013, el modelo actual ya no utiliza el motor de 1.4 litros. En su lugar, Volkswagen instaló un bloque de 1.8 litros TSI de 190 hp y 184 lb-pie de torque, perfectamente empatado con una transmisión automática de doble embrague (DSG) de 7 velocidades.

Volkswagen Polo Gti 4

En modo D, el Polo GTI sólo parece ágil, pero no muy rabioso. La transmisión aprovecha la parte baja del tacómetro para mantener un equilibrio entre prestaciones y consumo; en ciudad promediamos 11 km/l. Si hundimos el pie sobre el acelerador, inmediatamente la aguja cruza las 2,500 revoluciones y sentimos parte de la magia del propulsor, pero para explotar todas sus capacidades tendremos que mover la palanca a modo S, donde se encuentra la cara más agresiva del Polo, la que te lleva de 0 a 100 km/h en 6.7 segundos. Ahí es donde la transmisión mantiene alto el rango de revoluciones y, al soltar el acelerador, no las deja caer. Una configuración estupenda para brillar en circuitos.

La transmisión DSG empata de maravilla con el motor. En 0 a 100 km/h, el Polo GTI es apenas 0.2 segundos más lento que un Golf GTI.
Volkswagen Polo Gti 5

El Polo GTI es un hot-hatch muy equilibrado y con mucho sabor a nostalgia

Dentro de toda la oferta de hatchbacks deportivos, el Polo GTI nos parece el modelo más equilibrado. Quizá no en equipamiento, quizá no en practicidad, pero sí en manejo. A cambio de los 366,990 pesos que pide la marca, tendremos un hot-hatch de buenos modos en entornos urbanos, con todo el potencial de explotar en carreteras de montaña o en un track-day algún fin de semana, y de ir al tú por tú con otros modelos que van de rudos en el día a día, sacrificando algo de confort con el fin de hacer alarde a su espíritu racing, como el Renault Clio RS. Aquí, más que con argumentos, se decide con el corazón.

Ahora, recuperando la pregunta inicial, el Polo GTI parece haber heredado todo el talento del Volkswagen Golf GTI, al grado de casi superarlo. Sí, en su hermano mayor hay más equipamiento, mejores acabados y mayor practicidad, también más potencia y mucho sabor a tradición, pero en lo que respecta a conducción, no es 100,000 pesos mejor que su hermano menor. Con el Polo GTI basta y sobra para sonreír.

8.1

Calidad9
Equipamiento7.5
Seguridad9
Motor8.5
Comportamiento9
Consumo8.5
Espacio interior7
Cajuela7
Comodidad7
Precio8

A favor

  • Mucho sabor a nostalgia, a GTI.
  • Va tan bien en circuitos como en ciudades.
  • Los acabados son de muy buena calidad.

En contra

  • Se queda algo corto en equipamiento.
  • La DSG va de maravilla, pero... ¿qué tal ofrecer un cambio manual?

Volkswagen Polo Gti 17

Ficha técnica del Volkswagen Polo GTI

Versión probada

Motor

4 cilindros turbo

Suspensión delantera

Independiente tipo McPherson

Cilindrada

1,798 cm³

Suspensión trasera

Independiente con brazo longitudinal

Potencia máxima (hp @ rpm)

190 hp @ 5,400 rpm

Longitud

3,983 mm

Par máximo (lb-pie @ rpm)

184 lb-pie @ 1,200 rpm

Cajuela

204 litros

Transmisión

DSG de 7 vels.

Consumo urbano

11.1 km/l

Tracción

Delantera

Consumo en carretera'

21.9 km/l

Frenos

Disco / Disco

Consumo combinado'

16.7 km/l

Peso

1,280 kg

Capacidad del tanque

45 litros

Velocidad máxima'

236 km/h

Emisiones de CO2'

141 g/km

Aceleración 0-100 km/h'

6.7 s

Precio

$366,990

' Cifras oficiales del fabricante

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos