Compartir
Publicidad
Suzuki Kizashi: así quemó Suzuki su última carta para gustarle a EE. UU.
Suzuki

Suzuki Kizashi: así quemó Suzuki su última carta para gustarle a EE. UU.

Publicidad
Publicidad

Casi todas las marcas de autos persiguen el sueño americano. Incluso aquellas que han sido indiferentes a Estados Unidos, como Peugeot, no renuncian a la idea de comenzar una aventura en territorio yanqui, y es que resulta difícil ignorar un mercado que vende 17 millones de unidades al año.

Suzuki se aferró por mucho tiempo al gigante norteamericano. En 2009 jugó su última carta para gustarle al consumidor estadounidense, con un auto que quería encajar en el entonces fértil segmento de los sedanes medianos. El Suzuki Kizashi nacía como símbolo de esperanza de la firma japonesa en Estados Unidos.

Kizashi Concept

Una idea desarrollada con paciencia

Suzuki no iba a lanzarse al vacío con un producto desarrollado a las prisas. El Kizashi llevaba cocinándose un par de años antes de su lanzamiento, primero con un prototipo exhibido en el Auto Show de Frankfurt en 2007 y más adelante con otro par de conceptos presentados en Tokio en 2007 y en Nueva York en 2008.

Aunque el Kizashi tenía los ojos puestos en Estados Unidos, Suzuki no perdía de vista al resto de los mercados. No es coincidencia que los prototipos se presentaran en tres continentes antes del debut del modelo de producción, cuya primera aparición tuvo lugar el 30 de julio de 2009 en Estados Unidos.

Suzuki Kizashi 8

No había un V6, pero sí un competente motor de 2.4 litros de 185 hp.

Aquel Kizashi irrumpía en territorio estadounidense con sed de éxito. Incluso el significado de su nombre —algo bueno está por llegar— ponía en evidencia el entusiasmo de la firma japonesa con este nuevo modelo de apariencia fresca y destinado a competir contra modelos de la talla de Toyota Camry, Ford Fusion y Chevrolet Malibu.

El banderazo de sus ventas en Estados Unidos se dio el 1 de diciembre de 2009, tan solo unas semanas después de haberse lanzado en su mercado de origen, Japón. Su configuración mecánica no incluía un propulsor de seis cilindros como modelos de la competencia, aunque sí un motor de cuatro cilindros de características similares a los de sus rivales: un bloque de 2.4 litros de 185 hp y 170 lb-pie, asociado a una transmisión automática tipo CVT.

Suzuki Kizashi 7

Una nube gris le hace sombra a la esperanza

El Suzuki Kizashi recibió críticas positivas al momento de su lanzamiento, sobre todo por su apariencia deportiva, la opción de una transmisión manual y la capacidad de incluir tracción integral. Sin embargo, había una característica difícil de ignorar en un mercado tan familiarizado con coches grandes: el Kizashi se vendía como sedán mediano, pero medía lo que un compacto.

Suzuki Kizashi 20

Quería hacer frente a coches 20 cm más largos en un mercado que valora mucho el tamaño de los autos.

Mientras los Malibu o Camry de la época medían alrededor de 4.85 metros de largo, el Kizashi tenía una talla de sólo 4.65 metros, mucho más cercana a la de un Volkswagen Jetta o un Chevrolet Cruze. El sedán japonés se colocaba en medio de los dos segmentos, mirando a los compactos por su tamaño y persiguiendo a los medianos por su configuración mecánica y rango de precios.

Suzuki Kizashi 5

Al Kizashi le faltó promoción. Suzuki no tuvo presencia en televisión ni redes sociales en EE. UU. desde 2009.

Los resultados de sus ventas no fueron del todo favorables, aunque la culpa no la tuvo totalmente el Kizashi, sino el entorno económico por el cual atravesaba Estados Unidos. Su lanzamiento alcanzó a tocar la estela de la crisis de 2008, en la cual Suzuki tuvo que apretar su presupuesto sin asistir a salones del automóvil en territorio yanqui, sin pagar publicidad en televisión y sin siquiera utilizar las redes sociales para acercarse a nuevos clientes.

A finales de 2012, la pesadilla de Suzuki se volvió realidad. Con sólo 26,000 unidades vendidas en 2011 —en un mercado de 17 millones de unidades—, la marca se vio obligada a retirarse de Estados Unidos. Incluso en sus mejores años, entre 2006 y 2007, la firma japonesa únicamente logró vender 100,000 autos.

Suzuki Kizashi 4

Adiós al Kizashi en todo el mundo

Estados Unidos era uno de los principales mercados para el Kizashi, aunque no el único. A lo largo de su trayectoria, el sedán japonés estuvo a la venta en India, Japón, Australia, Nueva Zelanda, algunos países de Latinoamérica —incluido México—, Europa y hasta Medio Oriente.

La paulatina decadencia en sus ventas comenzó a escribir el final de su historia en diciembre de 2013, cuando Suzuki anunció una reducción en la producción de su sedán, que finalmente dejó de fabricarse un año después, en diciembre de 2014. La planta responsable de su producción se ubicaba en Sagara, Japón.

Suzuki Kizashi 26

La producción terminó en diciembre de 2014. Se vendió en prácticamente todos los continentes.

Aun durante sus últimos días, el Kizashi se vio envuelto en una polémica llamada a revisión, en la que ningún defecto de fabricación tuvo la culpa. La responsable de que Suzuki convocara a taller algunas unidades fabricadas entre octubre de 2009 y julio de 2012 fue una araña, que atraída por el aroma de la gasolina, podía instalarse en la manguera de ventilación conectada al tanque de gasolina. Su telaraña podría bloquearla, ocasionando fugas de combustible y un posible incendio.

Suzuki Kizashi 25

Después del Kizashi, Suzuki renunció al segmento de los sedanes medianos. No hubo un sucesor ni parece haberlo a mediano plazo. Por ahora, la firma japonesa se concentra en el desarrollo de SUV y coches pequeños en Asia y Latinoamérica. India es uno de sus mercados estrella: Suzuki —asociado con el fabricante local Maruti— posee el 50% de las ventas de autos nuevos en territorio indio.

En México, la marca se ha fortalecido con la introducción de nuevos modelos, como Vitara y Swift. Actualmente es uno de los fabricantes con mayor crecimiento en ventas en nuestro país.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio