Compartir
Publicidad
A prueba Mazda CX-9 Signature AWD, Business Class para toda la familia
Pruebas de coches

A prueba Mazda CX-9 Signature AWD, Business Class para toda la familia

Publicidad
Publicidad

La practicidad de un crossover nunca se había visto tan bien. Sobre todo con una etiqueta de menos de un millón de pesos. Mazda CX-9 es un estandarte de lujo moderno con calidad premium y a precio razonable, una combinación de elementos de la que el mundo automotriz ha realizado cientos de intentos, pero no siempre con un resultado positivo.

Este crossover para 7 pasajeros, en donde sí caben 7 pasajeros —y con acceso fácil a una tercera fila hecha para humanos adultos— nos presenta una versión totalmente equipada en cuanto a confort, conectividad, infoentretenimiento, seguridad y calidad de materiales.

Desde que se implementó el diseño KODO en todos los modelos de Mazda, ha predominado la sutileza en cada trazo detallado, una apariencia de movimiento perenne, y una elegancia discreta. Puedo decir que CX-9 es un acierto total de estos preceptos, incluso en una carrocería tan grande, la aplicación del diseño ha dado un agradable resultado a la vista.

Se utiliza una mínima cantidad de cromo que solamente destaca en la parrilla y rodeando las ventanas. El perfil es limpio, sin molduras, con líneas de tensión sólo en la parte inferior donde la carrocería se ensancha y nos da la apariencia de una carrocería más dinámica, elemento que no encontramos comunmente en los crossovers familiares.

La calidad y diseño del interior compiten con cualquier marca premium... el ensamble, no tanto. Hay ruidos por todo el habitáculo con un kilometraje total menor a 4,000.

Ya había sido pasajero a bordo de un CX-9 Signature, viajé cómodo, sin ruido proveniente del exterior, pero desafortunadamente, todos los rechinidos y crujidos se generan dentro, la** piel Nappa** de los asientos roza con el descanzabrazos, los cinturones de seguridad que no se usan golpean la columna constantemente —incluso circulando sobre el asfalto californiano, que es como mármol—, y percibí vibraciones a lo largo y ancho del tablero. ¿Sería un factor para no comprarlo? No, ya que cualquier vehículo que se utilice con frecuencia en México, irá cediendo poco a poco hasta convertirse en una matraca sobre ruedas... esa es nuestra triste realidad. Encontré el asiento corto y la posición de manejo no es la mejor, pero después de un par de horas, noté que seguía cómodo y apto para seguir manejando varias más.

El espacio para piernas y cabeza en la segunda fila es destacable, y la tercera fila puede transportar adultos, mientras no sean basquetbolistas. El acceso a la tercera fila es amplio incluso si hay cualquier tipo de silla para bebé en la segunda, el respaldo se puede reclinar. La cajuela detrás de la tercera fila permite llevar de 2 a 3 maletas medianas, pero no será suficiente para los 7 pasajeros.

¿Recuerdas cuándo Mazda vendió CX-7? La fórmula de motor turbo y carrocería de SUV funcionó, CX-7 fue de los crossovers para 5 pasajeros más populares la década pasada, y con CX-9 se repite la combinación de Zoom-Zoom y confort. El motor SKYACTIV-T de 2.5 litros turbo produce 250 hp, que es una cifra inferior a sus rivales que utilizan motores V6, pero el par motor es superior, alcanzando las 310 lb-pie, con un turbo-lag mínimo, y una transmisión de 6 velocidades con modo manual —acomodado como se debe: cambio ascendente hacia abajo, descendente hacia arriba— que permite aprovechar toda la potencia a cualquier régimen de giro, así como mejorar la respuesta con el modo Sport.

La ventaja del motor de 4 cilindros es que gasta menos. En mi prueba obtuve un promedio de 10.8 km/l (70% carretera, 30% ciudad), que es 4 km/l superior a otros crossovers similares que he probado recientemente. CX-9 Signature AWD, tiene un rival directo: Buick Enclave Avenir ($918,400), por ser la versión de más lujo, y varios indirectos, que son:

Los precios son similares, y el equipamiento también, pero CX-9 es el crossover que mejor aprovecha el espacio para pasajeros —no tanto así el de carga) cuando se utilizan las 3 filas, es el que mejor se ve por dentro —y fuera—, tiene los materiales más finos con insertos de madera Rosewood, por ejemplo, y ofrece un precio más competitivo en el que vale más cada peso invertido.

Del manejo no hay quejas, sólo se ve comprometida la marcha por los enormes rines de 20 pulgadas, pero la suspensión es confortable y bien calibrada para curvas de mediana dificultad, a alta velocidad en la autopista. El empuje es contundente y sin darme cuenta, alcancé una velocidad que ni se siente, ni esperaban los coupés que rebasé... acto seguido activé el control de velocidad crucero y mejor opté por dominguear y admirar del paisaje.

No existe el subviraje, el pedal de freno es suave y de largo recorrido, pero la mordida del cáliper es precisa cuando nos acostumbramos, Mazda suele ser confiable y de bajo costo de mantenimiento, falta que los motores turbo cumplan varios años para conocer su rentabilidad, ya que todavía son bastante nuevos en el mercado. CX-9 monitorea nuestro manejo de manera activa con la alerta de punto ciego, sistema de permanencia en el carril y aviso de abandono de tal, pero si algo le falta es un control de seguimiento a cualquier velocidad, y freno de emergencia, siendo un vehículo familiar, deberían ser elementos de serie. El HUD para el conductor despliega toda la información necesaria, como la velocidad de forma digital, alertas y navegación.

Carece de sensores de proximidad al frente y los necesita. El botón de apertura automática de cajuela no funcionó, había que abrirla desde afuera.

El sistema de audio es de excelente calidad, marca Bose y con 12 bocinas muy bien distribuidas por todo el habitáculo. Mazda se rehúsa a la compatibilidad de proyección con Apple CarPlay o Android Auto, pero su sistema es sencillo de usar. La verdad, es que los gráficos son demasiado serios y se ven viejos ya, pero sabemos que pronto comenzará la actualización de modelos —con el Mazda3— y ese será el momento de incluir tecnología más reciente. Bien por el** i-ACTIVESENSE** que engloba todos los sistemas de seguridad, el i-AWD con G-Vectoring que nos permiten trazar curvas sin disminuir la velocidad, y en general, lo bien hecho que está este crossover de lujo.

Mazda CX-9 Signature AWD es tu mejor opción si tu familia está creciendo y tu empleo ha sido fructífero. Es sutil en su elegancia, llama poco la atención y todo está enfocado en que tú, y tu familia viajen en primera clase sin presumirlo al mundo, que es la mejor manera de hacerlo.

8.4

Calidad9
Equipamiento8
Seguridad8.5
Motor9
Comportamiento9
Consumo7
Espacio interior8.5
Cajuela7
Comodidad9
Precio9

A favor

  • El tren motriz SKYACTIV-T.
  • Insertos de madera Rosewood y Piel Nappa.
  • Manejo dinámico.

En contra

  • El pedal de freno tiene un recorrido larguísimo.
  • Posición de manejo.
  • Sin sensores de proximidad al frente.

Mazda CX-9 Signature AWD

$772,900

  • Motor: 4 cilindros turbo de 2.5 litros
  • Potencia máxima: 250 hp @ 5,000 rpm
  • Par máximo: 310 lb-pie @ 2,000 rpm
  • Transmisión: Automática de 6 velocidades
  • Tracción: Integral permanente
  • Frenos: 4 discos con ABS
  • Peso: 1,984 kg
  • Velocidad máxima: N.D.
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: N.D.
  • Suspensión delantera: Independiente MacPherson con resortes helicoidales y barra estabilizadora
  • Suspensión trasera: Independiente Multilink con resortes helicoidales y barra estabilizadora
  • Longitud: 5,075 mm
  • Cajuela: De 407 a 2,017 litros
  • Consumo en ciudad: N.D.
  • Consumo en carretera: N.D.
  • Consumo combinado: 12.3 km/l
  • Emisiones de CO2: 190 g/km
  • Capacidad del tanque: 74 litros
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio