Compartir
Publicidad

Los 6 autos que querrías haber manejado recién salidos de la agencia

Los 6 autos que querrías haber manejado recién salidos de la agencia
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En ocasiones las marcas lanzan modelos que superan todas las expectativas de aceptación entre el público. Ya sea por temas de economía, confiabilidad o facilidad para su modificación, se ganan un lugar muy especial entre los aficionados a los autos.

A pesar del paso del tiempo o de que se mejoren las generaciones, existe la fantasía recurrente de haber manejado algunos autos en toda su gloria y recién salidos del concesionario. Algunos ejemplos de lo anterior en el mercado nacional serían los siguientes:

Plymounth Barracuda (1967-1969)

Barracuda_01

Basado en el Dodge Valiant pero con un diseño más propositivo, deportivo y audaz, el Plymouth Barracuda fue el único pony car que realmente podría haberle competido al Mustang en diseño. Especialmente la segunda generación fue el escaparate de todas las cualidades que convirtieron al muscle car americano en una leyenda.

Incluso después, cuando compartió plataforma con el entonces recién lanzado Challenger, el estilo del Barracuda era una declaración de rebeldía. El auto era un deportivo de pura sangre y definió el estilo Mopar hasta hoy.

Sucesor espiritual: Dodge Challenger.

Volkswagen Combi (T2) (1970-1997)

Combi_01

La Combi fue uno de los vehículos más exitosos en México.Sus principales cualidades eran su legendario motor Volkswagen de 1,600 centímetros cúbicos y sus interiores amplios, que le permitían ser una enorme caja motorizada de transporte en su versión Panely de pasajeros en su versión Combi

En su momento fue la única opción de transporte de personas accesible y económico, desafortunadamente la Combi no evolucionó en el momento adecuado y mientras en otras latitudes se presentaban nuevos modelos de Volkswagen, en México la Combi permaneció sin mayores cambios hasta que se le monto un motor 1800 centímetros cúbicos enfriado por agua en 1994, pero ya era tarde.

La Combi enfrentaba competencia de las miniván norteamericanas mucho más potentes, cómodas y con plataformas más capaces. La Combi pasó a mejor vía en 1997 dejando una legión de fans tras de sí.

Sucesor espiritual: Volkswagen Transporter.

Ford Maverick (1973-1979)

Ford_Maverick_01

Ford lanzó el Mustang en 1964 y conforme pasaban los años el legendario pony car se había ido convirtiendo en un enorme armatroste cada vez más lejano de las cualidades de los modelos originales. La crisis del petróleo de los 70 provocó que el público buscara autos más pequeños y económicos. Fue entonces que Ford tomó la peor decisión respecto al Mustang lanzando el Mustang II, una especie de Pinto que había consumido esteroides.

Pero para los amantes del músculo americano quedó una opción en Ford: El Maverick, uno de los sedanes más musculosos salidos alguna vez de las plantas de Dearborn. El Maverick es un ejemplo perfecto de las tendencias del diseño automotriz de los 70 y hasta hoy uno de los ejemplos más duraderos del diseño americano. La opción de dos puertas, motor 302 y transmisión estándar con palanca al piso era ideal para quien deseaba un auto con actitud y potencia además de un asiento trasero practico.

Sucesor espiritual: Ford Fusion

Volkswagen Brasilia (1974-1982)

Volkswagen_Brasilia_01

A principios de los años 70, Volkswagen lanzó en México el Brasilia, un vehículo basado en la plataforma del Volkswagen Sedán con un motor de 1,600 centímetros cúbicos enfriado por aire.

El éxito del Brasilia en México es que prácticamente inauguró el segmento de los hatchback en nuestro país. Con la misma mecánica confiable del sedán, la imagen novedosa del Brasilia atrajo una serie de clientes jóvenes que necesitaban un auto práctico y económico, pero atractivo. A pesar de sus problemas de enfriamiento y ruido al interior, el Brasilia es un auto que se sigue extrañando en México.

Sucesor espiritual: Volkswagen Gol

Chrysler Lebaron (1977-1981)

Chrysler_Lebaron_01

Antes de los autos K, antes de las minivans, cuando Chrysler era Chrysler, y no solo una división de Daimler o FCA (Fiat Chrysler Automobiles), lanzó un auto que sentó nuevos parámetros de lujo en México. Con carrocerías de dos y cuatro puertas, y enormes motores 360, el Lebaron permitió a Chrysler competir con el Chevrolet Caprice o el Ford LTD.

Sobredosis de molduras cromadas, forros de vinil en el techo, tapicerías en velour... todo en el Lebaron era una muestra de los gloriosos excesos de los autos americanos de lujo de aquellos años.

Sucesor espiritual: Chrysler 300

Renault 18 (1980-1986)

Renault_18_01

El Renault 18 representó varios avances de la marca gala en México. El diseño inauguró la década de los 80 con un modelo que ofrecía cambios importantes con respecto a su antecesor, el Renault 12.

El 18 fue hasta la fecha uno de los modelos más elegantes que el rombo francés hubiera ofrecido nunca en México con motor de 1,600 centímetros cúbicos, opción de transmisión automática y uno de los diseños mejor logrados. Renault rompió el paradigma del auto de lujo americano en México, para muchas personas fue el punto de quiebre para cambiar un V8 por un cuatro cilindros sin sacrificar estilo o comodidad.

Irónicamente el que fuera uno de los mejores modelos de Renault en esa época, acompañó a la marca durante su segunda salida del mercado mexicano en 1986.

Sucesor espiritual: Renault Fluence

En Motorpasion | 8 autos modernos que no tuvieron éxito en México

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio