Compartir
Publicidad
Toyota C-HR vs. Honda HR-V, KIA Soul y Mazda CX-3: analizamos al SUV más funky frente a sus rivales
Industria

Toyota C-HR vs. Honda HR-V, KIA Soul y Mazda CX-3: analizamos al SUV más funky frente a sus rivales

Publicidad
Publicidad

Toyota quería tener al SUV más peculiar del segmento y, más tarde que temprano, lo consiguió. El C-HR se estrena en México cuando sus competidores ya han hecho carrera. En su categoría compiten modelos de todo tipo, desde los meramente utilitarios, hasta los que se olvidan de la practicidad con tal de ir al último grito de la moda.

De todo ese espectro de modelos, hemos rescatado a los tres que consideramos sus principales rivales. No son los únicos, pero quizá sí los más cercanos: Honda HR-V, KIA Soul y Mazda CX-3, todos con versiones cercanas a 350,000 pesos, que es justo donde se sitúa lo nuevo de Toyota.

Suv

El SUV es para presumirlo

Eso que los mercadólogos llaman "una extensión de ti" es justo lo que representan, en mayor o menor medida, estos cuatro vehículos. El Toyota C-HR apuesta por el diseño más atrevido al perderle el miedo a una silueta estilo coupé, características deportivas en su parte trasera y calaveras en una caprichosa forma de búmeran.

El Mazda CX-3 no es tan extrovertido, pero no se preocupa menos por su apariencia. El diseño KODO le queda como traje a la medida y, dentro de esa gama de camionetas que oscilan entre la etiqueta de utilitario y de chic, el CX-3 prefiere quedarse del lado cool antes de cumplir con temas de versatilidad y espacio.

Suv 2

El KIA Soul también figura entre los especímenes más peculiares de su categoría. Su forma de zapato, los postes pintados en negro y las enormes calaveras verticales acomodadas alrededor del medallón dejan claro que no quiere pasar inadvertido. No es tan atlético como el C-HR, pero tiene su encanto.

Nos queda el Honda HR-V, quizá el más geek dentro de todas estas divas. Su diseño se nota trabajado, pero las formas de las calaveras, de los faros y la silueta en general es menos caprichosa que el resto, para mantener protegida una cabina realmente práctica y sumamente espaciosa.

Suv 3

No hay un líder definido por equipamiento

El cuarteto goza de la mayoría de las amenidades esperadas por un SUV que ronda los 350,000 pesos. En todos encontramos rines de aluminio de 17 o 18 pulgadas, encendido por botón, infotenimiento con pantalla táctil de mínimo 7 pulgadas y sistema de sonido con 6 bocinas.

Mazda CX-3 y KIA Soul ofrecen equipo muy similar. El ejemplar japonés suma cámara de reversa y es el único en llevar faros de LED y head-up display; en su contra, la llave de presencia sólo sirve para encender el coche por botón, pero no para desbloquear las puertas sin sacar la llave.

Suv4

KIA Soul lleva la pantalla táctil más grande de los cuatro y es el único compatible con Android Auto y CarPlay. Elementos como techo panorámico y sensor de reversa también son exclusivos de este modelo. Salvo la ausencia de un espejo retrovisor electrocromático, no encontramos ninguna carencia relevante.

El Toyota C-HR no se queda atrás. Califica como completo al llevar climatizador automático de doble zona —en los demás sólo es de una zona—, freno de estacionamiento eléctrico y espejo retrovisor electrocromático, aunque por alguna razón no hay ni cámara de reversa ni sensores de proximidad ni quemacocos.

El menos afortunado es el Honda HR-V. Su aire acondicionado es manual y el equipo de seguridad está por debajo de lo esperado al sólo contar con cuatro airbags. En su favor, ya cuenta con freno de estacionamiento eléctrico.

Suv 5

En términos de calidad, los cuatro modelos gozan de buenos acabados. Quizá el habitáculo más "plasticoso" sea, precisamente, el de Toyota C-HR, aunque resultado de diseño es muy atractivo. En el polo opuesto, la selección de materiales más acertada es la del Mazda CX-3, que combina texturas, acabados y colores para crear una atmósfera (casi) premium.

Finalmente, al hablar de espacio, ni Toyota C-HR ni Mazda CX-3 tienen mucho que argumentar. El ejemplar de Mazda, en concreto, tiene poco espacio para piernas y una cajuela de apenas 240 litros; el de Toyota ofrece algo más de lugar para piernas, pero el techo es bajo y la cajuela sólo tiene capacidad de 297 litros. Aquí la delantera la lleva el Honda HR-V, por gozar del habitáculo más amplio de su categoría y una enorme cajuela de 688 litros.

Suv 6

En motores, el punto de quiebre es muy puntual

Salvo por Honda HR-V, que lleva motor de 1.8 litros, todos en este análisis comparativo utilizan motores de 2.0 litros. Los cuatro modelos desarrollan potencia de entre 140 y 150 hp, pero el punto de quiebre llega al analizar sus transmisiones y el desarrollo de energía de cada propulsor.

Sin haber conducido C-HR, es difícil situar su manejo entre lo que ya conocemos de sus tres competidores, pero el motor de 148 hp con transmisión CVT nos hace esperar un manejo mucho más orientado hacia el ahorro de combustible que a las sensaciones. Sus cifras son idénticas a las de Mazda CX-3, pero el par máximo de C-HR llega a 3,800 rpm, mientras que el ejemplar de Mazda lo hace a 2,800 rpm y utiliza una caja de seis velocidades, lo que anticipa un comportamiento más vivaz.

Suv 7

Consumos según la EPA: 12.3 km/l en CX-3, 11.9 km/l en HR-V, 11.4 km/l en C-HR y 10.6 km/l en Soul.

El KIA Soul también ofrece cifras parecidas: 150 hp y 141 lb-pie, pero su mejor momento se encuentra a altas revoluciones —el par máximo llega por encima de las 4,000 rpm. Aquí, para defenderse frente a la propuesta de Toyota, el coreano también lleva una caja de seis velocidades que asegura un mejor aprovechamiento de potencia que la CVT, aunque también castiga los consumos.

Frente a un Honda HR-V, el Toyota C-HR lleva una ligera delantera. Ambos llevan transmisión CVT, lo que ya habla de un enfoque más ahorrativo que pasional, pero el ejemplar de Honda es ligeramente menos potente y desarrolla un par significativamente menor: 141 hp y 127 lb-pie, y lo hace, además, a altas revoluciones.

Toyota C Hr 2018

El Toyota C-HR tiene argumentos, pero no la portería libre

La propuesta de Toyota llega sólida y seguramente atraerá a muchísimos clientes simplemente por su diseño tan espectacular. No llega para convertirse en el referente de equipamiento, espacio, acabados o prestaciones, pero —salvo habitabilidad— no desentona en absolutamente ninguno de estos apartados.

Por los 359,900 pesos que cuesta nos parece una opción muy interesante para quien quiera un SUV así, para presumirlo. Su competidor más difícil es el Mazda CX-3, cuya apuesta también es hacia el diseño e incluso roza —aunque no se convierte— el estilo premium por la complejidad de su selección de materiales y elementos de equipamiento atractivos como head-up display o faros de LED. Es apenas 10,000 pesos más costoso que C-HR.

Chr

El KIA Soul también supone un riesgo. Su diseño es menos atrevido y el paso de los años empieza a reflejarse, pero el nivel de equipamiento es más completo y también aprovecha mejor el espacio interior, sin sacrificar una apariencia peculiar.

Desde un paso atrás los mira el Honda HR-V. Es un SUV menos pasional... y eso no es malo en lo absoluto, pero se queda rezagado en términos de seguridad al ofrecer sólo cuatro airbags y un equipamiento bueno, pero no con una propuesta tan apabullante.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos