Compartir
Publicidad
El Tata Nano, bautizado como "el auto más barato del mundo", está muerto
Industria

El Tata Nano, bautizado como "el auto más barato del mundo", está muerto

Publicidad
Publicidad

En 2008, el gigante indio Tata lanzó al mercado un auto con el que planeaban revolucionar a la industria, y no por su tecnología o porque ofreciera algo nuevo, sino por su muy contenido precio. Bautizado como “el auto más barato del mundo”, el Nano llegó al mercado indio con un precio de 1500 dólares, o un poco menos de 20 mil pesos al tipo de cambio de la época. Sí, es verdad que el reducido precio se lograba quitando básicamente todo el equipamiento, pero era un auto que no pretendía nada más.

De hecho, lo único que pretendía ser, que no era… era ser un auto. En realidad el Nano era un cuadriciclo con carrocería. Las motos son el medio de transporte más común en India, y el Nano estaba dirigido justo a aquellos que querían algo un poco más versátil que su moto, pero sin que siguiera siendo barato y sumamente sencillo de mantener.

Tata Nano

Austeridad total

Parte de la estrategia para mantener el precio lo más bajo posible, consistía en quitar todo lo no esencial. Eso significaba que no tenía retrovisor del lado del pasajero, sólo contaba con un limpiaparabrisas, los rines sólo tenían tres birlos, no tenía tapón para gasolina y evidentemente el aire acondicionado no se encontraba en ningún lado. En los primeros modelos la cajuela ni siquiera abría y ningún modelo contaba con bolsas de aire.

Mecánicamente tenía un motor dos cilindros de 624 cc con 37 caballos de fuerza acoplado a una caja manual de 4 velocidades aunque las versiones más equipadas podían utilizar transmisión automática. El motor estaba colocado en la parte posterior del auto y tenía tracción trasera. Aceleraba hasta los 60 km/h en 30 segundos y tenía una velocidad máxima de 105 km/h.

Tata Nano

¿Por qué no funcionó?

Originalmente, Tata esperaba producir 250 mil unidades al año, pero nunca tuvo la popularidad para lograr eso. En su primer año de ventas, la marca logró colocar cerca de 30 mil unidades. Para el segundo año las ventas aumentaron a 70,432 y para 2011/2012 tuvieron su mejor año con 74,527, pero a partir de ahí todo fue de bajada.

El muy contenido precio sólo aplicaba para la versión de entrada en los primeros años ya que conforme pasaba el tiempo el precio iba subiendo y la marca se vio obligada a ofrecer variantes con más equipamiento. Algunos de los factores que no ayudaron al auto fueron la relocalización de la fábrica, varias de las primeras unidades incendiándose sin motivo aparente y la percepción de que el auto no era seguro y tenía poca calidad debido al precio. Para 2016/2017 las ventas habían bajado a 7,591 unidades, haciéndole perder mucho dinero a la empresa.

Tata Nano

El final del sueño

En junio de 2017, Tata produjo 275 unidades del Nano, mientras que para junio de este año sólo se produjo una unidad. El precio actual del Nano equivale a 3,500 dólares o poco más de 65 mil pesos. Un aumento considerable incluso si lo dejamos en dólares.

Tata siguió fabricando el Nano hasta la fecha por un “compromiso sentimental” que tenían con el proyecto, pero la falta de popularidad del auto ha obligado a la marca a descontinuarlo.

Tata Nano

El Nano es un claro ejemplo de cómo no hacer las cosas. No importa que tan barato sea, si no cumple con lo mínimo necesario a la gente no le va a interesar, incluso en un mercado tan dominado por los precios como el indio, donde al final la gente prefirió seguir con su moto o pagar un poco más por un auto mejor fabricado.

En Motorpasión México | Tata Nano, Ford Figo (Ikon), VW Polo, i10 y Maruti Alto reprueban crash test en India

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio