Publicidad

Las lluvias aún no terminan ¿ya revisaste los limpiaparabrisas de tu auto?

Las lluvias aún no terminan ¿ya revisaste los limpiaparabrisas de tu auto?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Estamos en plena época de lluvias y aún falta algo de tiempo para que termine. Probablemente sea hasta finales de septiembre, principios de octubre cuando las precipitaciones nos den un respiro. Esta es una razón más que suficiente para revisar los limpiaparabrisas del auto.

El calor, el frío, la luz solar y el ozono perjudican las gomas de los limpiaparabrisas, que requieren sustituciones y revisiones periódicas. De igual forma es muy recomendable checar que los brazos de metal del limpiaparabrisas realicen correctamente su recorrido, y no presentan torceduras o daños.

¿Cuándo es mejor cambiarlos?

El inicio del invierno es el mejor momento para cambiar las gomas de los limpiaparabrisas. En verano, el sol hace estragos en la goma, que se endurece y no permite un correcto “barrido” de la superficie del parabrisas.

Muchos automovilistas reponen este elemento una vez al año, normalmente al comienzo de la estación de invierno. La mayoría no aplaza más de un año y medio la operación de cambio.

Sin embargo, en México las estadísticas indican que en promedio realizamos el cambio cada tres años, lo que quiere decir que no cuidamos nuestra seguridad como deberíamos, sobre todo teniendo en cuenta que las plumas solas o bien el limpiador completo (sin el brazo) tienen un precio muy asequible y se instalan en unos cuantos minutos.

Epoca de lluvias

Un consejo que no debes pasar por alto, es que si los limpiaparabrisas de tu vehículo llevan más de dos años instalados, aunque apenas las hayas utilizado, debes cambiarlos forzosamente. No está de más llevar unidades de repuesto si piensas salir de vacaciones.

El mal estado de los limpiaparabrisas ocasiona hasta 30% de pérdida de visibilidad

Deberían reponerse cada 12 meses, no obstante, en nuestro país nos acordamos de cambiarlas (mencionamos sólo “nos acordamos”), hasta que un día de lluvia, no importa que ésta sea brisa o torrencial, nos damos cuenta de nuestras serias dificultades de visión en condiciones atmosféricas adversas.

Una pluma en mal estado puede ocasionar pérdidas de visibilidad de entre el 20 y el 30 por ciento.

Los fabricantes aconsejan reponer este componente cuando se acaba el verano, ya que el peor enemigo de la goma es el calor. Tras los meses estivales, y debido fundamentalmente a la exposición al sol, el material básico, el caucho, ha perdido su flexibilidad, y con ella su capacidad de evacuar el agua del limpiaparabrisas.

Asimismo, las plumas viejas se vuelven ruidosas e incluso pueden provocar daños en el parabrisas.En cualquier caso, en tu próxima visita a la agencia, pide que revisen los limpiaparabrisasy si es necesario, cámbialos.

En Motorpasión México | Diez riesgos al conducir en carretera y como puedes evitarlos para tener unas felices vacaciones

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir