Compartir
Publicidad
Publicidad
Comparativa: Honda CR-V vs. KIA Sportage vs. Mazda CX-5 (II)
Pruebas de coches

Comparativa: Honda CR-V vs. KIA Sportage vs. Mazda CX-5 (II)

Publicidad
Publicidad

Como puedes ver hasta ahora, hay cosas que han cambiado y otras que no tanto. En el manejo pasa prácticamente lo mismo. El KIA Sportage es el único ejemplar de esta comparativa que no cambió nada respecto a nuestra publicación de hace un año.

En Mazda y en Honda sí han habido cambios importantes. En algunos casos se conserva el motor de la generación pasada; en otros, todo es completamente nuevo. Vamos, pues, a ver qué tal se mueven cada uno de estos tres SUV.

Kia Sportage

El KIA Sportage no es el más contundente, pero se mueve bien

La posición de manejo del Sportage sigue siendo bastante buena y el tamaño del volante todavía es de lo que más nos gusta. La puesta a punto de la suspensión tiene un muy buen balance en el que se buscan por igual la comodidad y el manejo divertido. La respuesta de la dirección es rápida y la combinación de ambas logran que se sienta más ligero de lo que en realidad es.

El motor es el menos contundente del grupo, pero el chasis ofrece una conducción divertida sin sacrificar confort.

El motor de 2.4 litros de 181 hp y 175 lb-pie, junto con la caja automática de 6 velocidades con cambios manuales también ayudan, aunque su respuesta es la menos contundente del grupo. Los cambios van bien en modo manual, pero generalmente en este tipo de cajas, lo recomendable es mantenerla en modo Sport y dejar que la programación haga su trabajo.

Kia Sportage 2

En definitiva no es un vehículo deportivo. El centro de gravedad alto y el peso se sienten cuando entramos a una curva más rápido de lo que deberíamos, pero dentro de todo, el chasis está muy bien balanceado y Sportage es más que capaz de ofrecernos un manejo divertido cuando queramos.

En lo referente a consumos, en ciudad promediamos 9.2 km/l con Sportage.

Mazda Cx 5 2018

El Mazda CX-5 ofrece la mejor calidad de marcha, aún con la suspensión más firme

Para el modelo 2018, Mazda CX-5 sí presenta cambios importantes. En esencia se sigue sintiendo bastante parecido a la generación pasada; el zoom-zoom de la marca sigue siendo parte fundamental de la filosofía de diseño y, de algún modo, se sigue inyectando en la conducción.

El motor de 2.5 litros de 188 hp y 185 lb-pie se siente brioso cuando le exigimos. El mayor torque se nota de inmediato cuando apretamos el acelerador para hacer un rebase, y en general se siente con ganas de mantenerse en la parte alta del tacómetro.

Mazda Cx 5 2018 2

El nivel de filtración de la suspensión es muy bueno. Su operación es firme, pero aun así resulta cómodo.

La caja de velocidades es automática, también de seis cambios. Las transmisiones de Mazda en modo manual se caracterizan por dos cosas: la primera es la orientación de los cambios (hacia el frente bajas de velocidad; hacia atrás, subes) y la segunda es que no realiza automáticamente los cambios cuando llegamos a la zona roja del tacómetro. El hecho de que no cambie sola nos permite explotar al máximo las capacidades del motor. En modo automático convencional, los cambios se realizan correctamente; en modo Sport estira más de lo normal y no deja caer el tacómetro.

La puesta a punto de la suspensión sigue estando un poco más sobre el lado de lo firme, aunque se siente ligeramente más suave que la generación pasada. De los tres SUV comparados, cuenta con la suspensión más firme, pero en ningún momento llega a ser incómoda. De hecho, su calidad de marcha nos parece la mejor del grupo.

En cuanto a consumos, el Mazda CX-5 fue el mejor del grupo con un promedio de 9.8 km/l en ciudad.

Honda Cr V 2017

El Honda CR-V da un cambio radical. Ahora, además de cómodo, da gusto conducirlo

El Honda CR-V es el otro extremo de esta comparativa. Fue completamente renovado para su modelo 2017 y ha cambiado en su totalidad el comportamiento dinámico, para ofrecernos algo mucho más contemporáneo e interesante. Una de las características del modelo anterior era la suavidad de su suspensión. En nuestra comparativa anterior, fue el modelo más cómodo, pero sacrificaba demasiado en el aspecto dinámico. En esta nueva generación, eso se revierte por completo.

La puesta a punto de la suspensión sigue estando más del lado de la comodidad, pero ahora presenta mucho menos muelleo en curvas y su comportamiento general es mucho más neutral. Ya no se va tanto de frente. La dirección se siente más precisa e incluso los asientos tienen mejor soporte lateral.

Honda Cr V 2017 2

El motor de 1.5 litros turbo es el más brioso del grupo, pero también el que más gasolina gasta. La transmisión CVT no es mala, pero no deja de ser CVT.

En esta ocasión, los frenos también gozan de una mejor sensación. El pedal se siente menos esponjoso y, en general, se sienten más potentes. La nueva manera en la que se comporta el CR-V nos alienta a aprentar el acelerador un poco más que antes, nos da más confianza en todos los aspectos.

El motor ahora es un 1.5 litros turbo de 188 hp y 179 lb-pie, que siente mucho más responsivo que el de aspiración natural al que sustituye, sobre todo en altitudes como las de la Ciudad de México. El turbo presenta un poco de retraso a bajas revoluciones, pero es más culpa de la caja que de otra cosa. Una vez que está soplando a la presión necesaria, el CR-V se siente brioso y con empuje más que suficiente. Lejos están los días en los que se parecía que estaba cansado de cargar con su peso.

Honda Cr V 2017 5

La transmisión automática CVT, sin opción a cambios manuales, sigue siendo su único talón de Aquiles. Entre más potencia tiene un motor, menos se siente el efecto de clutch barrido en las CVT, y en este caso el motor turbo ayuda bastante, pero sigue siendo dirigido por una transmisión de este tipo. Lo más que podemos hacer, si queremos que exprima la potencia del motor al máximo, es ponerla en S y apretar el acelerador a fondo. Verás una diferencia progresiva en el velocímetro, aunque el sonido del motor no sea nada emocionante.

Pese a ser el motor más pequeño, el consumo del Honda CR-V fue el más bajo de los tres modelos evaluados, con un promedio de 7.5 km/l en ciudad.

Y entre mantenimiento, garantía y demás, ¿cuál sale más caro?

Honda CR-V

KIA Sportage

Mazda CX-5

Garantía

3 años o 60,000 km

7 años o 150,000 km

3 años o 60,000 km

Mantenimiento (3 años)

$12,015

$8,215

$10,694

Combustible (anual)

$23,538

$22,783

$21,640

Seguro (anual)

$13,037

$13,719

$14,388

' Costo estimado

Dicho todo lo anterior, considerando consumos, conducción, prestaciones, costos, acabados, equipamiento, diseño interior y algnos apartados extra, es momento de ir a las conclusiones y los resultados.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos