Compartir
Publicidad

Mazda CX-5 2016

Mazda CX-5 2016
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el mercado mundial, donde los SUV corresponden al pan de cada día, la Mazda CX-5 —junto con el Mazda3— se ha vuelto pieza fundamental para el crecimiento del fabricante japonés. Aprovechando el Auto Show de Los Ángeles y compartiendo stand con la recién lanzada CX-3 y el actualizado Mazda6, la Mazda CX-5 2016 hace su aparición con cambios muy pequeños que la dejan lista para el mañana.

Así como Mazda siguió la misma receta de diseño para la creación de sus últimos productos, ahora parece tener un procedimiento claro para actualizarlos. Los cambios que presenta la Mazda CX-5 2016 —que en 2012 estrenó el actual lenguaje de diseño KODO en Mazda— obedecen a los vistos en el Mazda6: mínimos retoques estéticos y más tecnología en favor de la comodidad.

No es fácil identificar los cambios estéticos que recibe la Mazda CX-5. Los faros conservan sus trazos, pero reciben tecnología LED, al igual que las calaveras, que también adoptan una pequeña actualización en su diseño interior. El resto permanece inalterado, salvo el nuevo diseño de rines —de 19 pulgadas— y los dos nuevos colores también vistos en el Mazda6: Sonic Silver Metallic y Titanium Flash Mica.

Mazda Cx 5 Sumario
Estéticamente no hay grandes novedades; a Mazda le ha funcionado bien el diseño KODO. Las actualizaciones se centran en lo tecnológico.

Al interior también hay pocos retoques estéticos. En el tablero, apenas se pueden identificar los nuevos insertos cromados —que reemplazan al acabado laqueado— y el rediseño de los controles del aire acondicionado, que ahora obedecen a un estilo más premium. Aunque también recibe el sistema de entretenimiento Mazda Connect, no ofrece una pantalla tipo tablet como en los Mazda6 y Mazda3; continúa teniendo su propio hueco en la parte superior del tablero. También destaca la incorporación de freno de mano electrónico, por primera vez en un Mazda —junto con el Mazda6.

Mazda Cx 5 2016 650 Interior

Dinámicamente no hay cambios, por lo menos no en los motores. La firma japonesa sigue apostando por los motores SKYACTIV de 2.0 y 2.5 litros compartidos con el Mazda3, asociados a transmisiones automáticas o manuales, ambas de 6 cambios. Lo que sí se vio alterado fue la suspensión, que según Mazda ahora es más cómoda y, como en el Mazda6, mejor insonorizada.

Llegará a nuestro país en el transcurso del próximo año, una vez que las unidades correspondientes al modelo 2015 hayan salido de los pisos de los concesionarios. El precio no deberá variar mucho, por lo menos no en las versiones de entrada; las más equipadas adaptarán su etiqueta por la llegada del nuevo sistema de entretenimiento y el freno de mano electrónico.

En Motorpasión México | Mazda renovará toda su gama en los próximos tres años

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio