Compartir
Publicidad
Un niño no sueña con un Volkswagen y por eso hay un Chiron, un 918 y hasta un DeLorean en su comercial
Vídeos de coches

Un niño no sueña con un Volkswagen y por eso hay un Chiron, un 918 y hasta un DeLorean en su comercial

Publicidad
Publicidad

"Difícilmente un niño sueña con un Volkswagen" y puede que tengan razón. Yo babeaba por el Vocho rojo que conducía mi madre, pero la mayoría de mis amigos de la primaria se volvían locos con algún Lamborghini, un Ferrari o algún Mustang. Y quizá sin siquiera saber la marca. Son coches espectaculares a los que obviamente valía la pena voltear a ver.

¿Pero qué niño sueña con un Golf? Ninguno. O al menos así se lo plantean los publicistas de Volkswagen para uno de sus últimos comerciales, de ésos que vale la pena ver. En el recorrido audiovisual de minuto y medio se cruzan modelos de competición, un Lamborghini Aventador, un Porsche 918, un Bugatti Chiron, una crosscosa pintada de rosa y hasta un DeLorean. Todo para anunciar un Golf.

No te diré cómo lo hicieron, que para eso ya tienes el video aquí. Lo que sí aclaro es que no se trata de la primera vez en que Volkswagen utiliza "argumentos negativos" para hacer su publicidad. Ya desde antes se anclaban en todo lo que su coche no era para reírse un poco de sí mismos, con una sinceridad que divierte.

De cuando Volkswagen se reía de sus propios modelos

Hagamos un viaje de 50 años al pasado, cuando el Vocho seguía siendo la carta fuerte de Volkswagen. ¿Cómo hacer publicidad de un coche que ya estaba visto en todos lados y que encima no era más que un vehículo utilitario? Fácil: con una severa y comoquísima sinceridad.

Comercial Volkswagen 1

"Dijeron que no se podía hacer. No se pudo", reza una pauta de Volkswagen en alguna revista de la época. Argumentaban que soñaban con hacer un coche grandísimo, pero al final sólo consiguieron crear un Vocho al que no entraría el jugador de básquetbol Wilt Chamberlain, pero sí alguien de estatura promedio. A partir de ahí, todo son descripciones (creativas) del coche, como que el motor va atrás y en el hueco donde no hay un motor cabe mucho equipaje, o que el único compartimiento pequeño del Vocho es el del combustible.

Comercial Volkswagen 3

Si hay una historia de éxito que vale la pena recordar, es justo la del Vocho. Un coche incómodo que perduró por décadas e incluso pisó los primeros días del nuevo milenio, que se mantuvo sin cambios demasiado profundos y además resultaba feo para algunas personas, incluso dentro de Volkswagen, pero eso no impidió que se vendiera como pan caliente.

Comercial Volkswagen 5

En otro de sus anuncios, justamente, Volkswagen se burlaba de la propia fealdad de su Vocho. En uno ni siquiera exhibían la foto, sólo era una nave espacial en la luna, con el texto "es feo, pero te lleva hasta ahí". En algún momento, la firma alemana incluso comparó al Vocho con el actor Marty Feldman: "si él pudo, Volkswagen también". Porque al final, en segundos —con suerte un minuto entero— o sobre el papel, la publicidad debe contar historias creativas, no sólo enumerar características. ¡Larga vida a los buenos publicistas!

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos