Publicidad

Probamos la Mazda CX-5, un SUV familiar que entiende que sí nos gusta manejar
Pruebas de coches

Probamos la Mazda CX-5, un SUV familiar que entiende que sí nos gusta manejar

Publicidad

Publicidad

Los SUV light en México ofrecen una gran variedad. Casi todas las marcas que están en nuestro país tienen uno de estos vehículos, y como era de esperarse, cada uno con sus fortalezas y debilidades. Es difícil encontrar uno perfecto, pero sí podemos encontrar alguno que se amolde mejor que otro a nuestras necesidades cotidianas. ¿Qué tan buena es la Mazda CX-5 en este apartado?

Para 2016, Mazda CX-5 llega con una actualización sutil en el exterior, y una más completa en el interior. Sus fortalezas las encontramos en la calidad de armado, los motores que ofrece, su manejo y los materiales de su interior. Así como satisface muchas necesidades, también tiene otras que pudo haber cubierto mejor ¿Te quedas a conocerla en detalle?

Un par de retoques mínimos por fuera, y listo

Img 0915 Copia

En el exterior, ya lo decíamos, sólo son unas cuantas cosas nuevas las que podremos encontrar. Lo más notorio es la parrilla, que deja de ser en forma de panal, para tener únicamente líneas horizontales acentuadas por la moldura cromada inferior que se extiende hasta el interior de los faros. También podremos encontrar un retoque en los faros de niebla y la inclusión de ópticas LED, así como una ligera actualización en las calaveras.

Mantiene esa carrocería curvilínea que la hace ver robusta, y una serie de detalles interesantes, como los rines en dos tonos y los rieles sobre el techo, que contrastan muy bien con los colores que se ofrecen para la carrocería, aunque claro, algunos de estos aditamentos solo están disponibles de serie para las versiones más equipadas.

Si bien el apartado de diseño es subjetivo, puedo decir que encuentro en este SUV una buena dosis de deportividad al verla. No está tan orientada a un look demasiado futurista, ni entregada por completo a uno de corte familiar; tiene más tintes de dinamismo de principio a fin de su carrocería. ¡Bien hecho Mazda!

Mejores materiales y casi mejor equipamiento...

Img 1023 Copia

Al abrir la puerta, nos encontraremos con un lugar agradable para pasar las horas que viviremos atrapados en el tráfico, o siendo más optimistas, las horas que pasemos al viajar en carretera.

En el volante podremos encontrar lo esencial; control de velocidad

Nos hubiera gustado ver: HUD, salidas de aire acondicionado en la parte trasera, techo panorámico y la pantalla central flotante.

crucero, controles de audio al volante y navegación de la computadora de viaje. Todo dispuesto de una manera ergonómica que te facilitará encontrar el botón que desees, sin tener algunas ubicaciones extrañas como los botones para contestar el teléfono en los postes inferiores del volante.

El cuadro de instrumentos es minimalista, y únicamente despliega la información necesaria. Si pasamos a la consola central, nos encontraremos con un sistema de infotenimiento reflejado en una pantalla táctil de 7", con la interfaz Mazda Connect, en la que podremos revisar datos de consumo, acceder al sistema de navegación, a la cámara de reversa, conectar nuestro smartphone vía Bluetooth o USB, reproducir CD, MP3 o introducir una tarjeta SD.

Img 1046 Copia

También encontraremos aire acondicionado de doble zona, freno de mano electrónico, un selector de modo de manejo, una nueva palanca de velocidades que deja atrás el escalonamiento y dos perillas que nos permitirán controlar el sistema de infotenimiento, especialmente cuando está movimiento ya que al acelerar se bloquea la función táctil de la pantalla.

En cuanto a espacios para guardar objetos, tendremos una gran variedad de lugares de diferentes tamaños, en donde podremos llevar celulares, llaves, monedas y varios objetos más que encontrarán lugar dentro del CX-5. Ahora bien, para pasajeros, al frente no hay problema alguno, sin embargo, el espacio para las piernas en la parte trasera puede verse comprometido si eres alguien alto, más de 1.80 m. Finalmente en la cajuela tendrás un lugar muy amplio para cargar cosas, mismo que puede crecer hasta los 1,774 litros al abatir los asientos traseros. No es el más grande del segmento, pero no sufrirás.

A grandes rasgos, cuenta con un equipamiento muy bueno, pero tiene algunas oportunidades de mejorar por el precio que se pide al comprarlo, $443,900 pesos en la versión que probamos, y que es tope de gama, pero con tracción al frente. La versión 4WD aumenta $30,000 pesos.

Por esos $443,900 pesos, bien se pudo añadir un head-up display como en el CX-3, un techo panorámico, apertura y cierre de cajuela eléctrico y, lo más importante, darle a la transmisión un modo más zoom-zoom con cambios al volante.

El Mazda CX-5 es para la familia, pero el zoom-zoom al volante no se ha ido

Img 0948

Manejar el CX-5 es una experiencia de varios matices. Le puedes exigir al motor y te responderá bien; cruzarás por calles en mal estado, y no sentirás cómo se comprime tu columna en el impacto con los baches del Distrito Federal, perdón, de la Ciudad de México; tendrás en casi todo momento un aislamiento acústico que de verdad se agradece —la experiencia de cruzar zonas de oficinas y comercios en quincena a las 7 de la tarde lo confirma—, pues te puedes escapar del sonido de los claxons, que más bien parecen un llamado de apareamiento entre los autos de la zona, un verdadero frenesí silenciado. Viaja tranquilo.

Cuenta con 6 bolsas de aire, controles de tracción y estabilidad, alerta de punto ciego, lector de presión en neumáticos y frenos ABS con EBD.

Nuestro CX-5 de prueba portaba el motor SKYACTVIV-G de 4 cilindros, 2.5 litros que desarrolla 186 hp y 184 lb-pie de torque. Conseguimos un consumo combinado promedio de 9.5 km/l. Cabe destacar que para las versiones de acceso se ofrece un 2.0 de 155 hp, que representará un menor consumo, pero también una respuesta más lento.

Al tener esos 186 hp, nos pudimos desplazar sin problema alguno. La respuesta en su modo normal es gradual y cómoda, tanto de la dirección como de la aceleración, pero al momento de activar el modo Sport en su selector, nos encontramos con una respuesta del motor y de la caja de cambios que nos deja con una sensación bastante agradable para quienes gustamos de la velocidad. Las revoluciones se mantienen más altas, por lo que al momento de hundir el pie en el acelerador, despegarás con mucha facilidad.

¿Entonces, sí o no al Mazda CX-5?

Img 0892 Copia

La Mazda CX-5 tiene muchas cualidades dentro y fuera. Su motor es uno de los más potentes del segmento, y en conjunto con su suspensión y dirección, te pueden ofrecer un manejo verdaderamente interesante. El modo Sport hará que te diviertas en un auto que, por su tamaño y prestaciones, está dirigido a la familia. Vale, sí, qiuzá el modo Sport te arroje consumos más altos y mucho ruido proveniente del motor, pero si lo usas ocasionalmente en carretera, no habrá mayores quejas. Es para eso.

En el interior la calidad de los materiales se siente muy bien y es agradable a la vista en su mayoría, pues tiene pequeños detalles como un orificio a un lado del pedal del conductor que deja ver parte del metal del CX-5 con muy poco tratamiento e incluso algunos cables botones, la comodidad apremia a menos que seas muy alto y viajes en la parte trasera.

Img 0874 Copia

Entonces, si buscas un SUV que tenga por prioridad un manejo ágil, buenos materiales y equipamiento, el CX-5 es tu opción. Si buscas algo más espacioso y económico, puedes optar por el Nissan X-Trail y Honda CR-V, por ejemplo. Cuestión de gustos

8.6

Diseño exterior9,0
Diseño interior9,0
Calidad9,0
Habitabilidad8,0
Cajuela9,0
Motor9,5
Seguridad8,0
Comportamiento9,0
Comodidad8,0
Precio7,5

A favor

  • Manejo ágil y responsivo
  • Calidad de materiales
  • Espacio en la cajuela

En contra

  • Precio
  • Espacio reducido para personas altas en la parte trasera
  • ¿Por ese precio sin HUD, techo panorámico, cajuela eléctrica tapa de área de carga?

Precios y versiones del Mazda CX-5 en Mexico

  • Mazda CX-5 i - $353,900 pesos
  • Mazda CX-5 i Sport - $383,900
  • Mazda CX-5 i Grand Touring - $413,900
  • Mazda CX-5 s Grand Touring 2WD - $443,900
  • Mazda CX-5 s Grand Touring 4WD - $473,900

Fotografía | Mauricio Juarez -Fernanda Aurea

En Motorpasión México | Probamos el Mazda CX-3, el SUV con el que Mazda quiere decirle a todos 'Jaque Mate'

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios