Compartir
Publicidad
Comparativa: Mazda CX-3 vs Suzuki Vitara vs Honda HR-V (I)
Pruebas de coches

Comparativa: Mazda CX-3 vs Suzuki Vitara vs Honda HR-V (I)

Publicidad
Publicidad

Mucha gente vive intranquila. Si conducen una camioneta, por las noches tienen esa pesadilla en la que se pierden el concierto de Coldplay porque jamás encontraron un lugar para estacionarse; si manejan un coche, la pesadilla ahora vuelve a manera de Gargamel persiguiendo a los pitufos —los camiones son Gargamel, y ya te puedes imaginar quién los pitufos.

Los tres SUV que puedes ver en estas fotografías, como otros tantos más en México, son el paso medio entre un hatchback y una camioneta. Son una clase de vehículos transgénicos que han conservado el talento urbano de un hatchback y la practicidad y altura de una camioneta. Son los 'coches' de moda.

Hemos movido cielo, mar y tierra para conseguir a los tres ejemplares más recientes. Los tres son japoneses, superan la barrera de los 300,000 pesos, están basados en un hatchback y, sin embargo, son completamente diferentes. Hoy subimos al ring al recién llegado Mazda CX-3 (iGT), al Honda HR-V (Epic CVT) y al Suzuki Vitara (All Grip).

Tres interpretaciones de una misma idea

Honda Hr V Suzuki Vitara Mazda Cx 3

Bajo la premisa anterior, cada marca ha seguido un camino diferente para conquistar la misma idea, pero sin conseguir resultados iguales. Empecemos en orden alfabético, con Honda HR-V. Su diseño nos muestra la cara más arriesgada de Honda; combina calaveras al estilo de Acura en un cuerpo que simula la silueta de un coupé, pero con proporciones que ponen en evidencia el interés de la marca por no perder uno de sus sellos: la utilidad y el espacio interior.

El caso de Mazda es diferente. Su propósito al diseñar el CX-3 fue enamorar por el corazón. Sus rasgos son agresivos, diferentes a cualquier otro SUV, y de extremo cuidado a los detalles; desde los rines en dos tonos, hasta la combinación de plástico negro con aplicaciones plateadas. Visto a lado de sus rivales, el Mazda CX-3 es el que menos parece camioneta; es el más bajo del grupo.

En el polo opuesto encontramos al Suzuki Vitara. La marca lo ha diseñado desde un punto de vista mucho más tradicional. Sus rasgos son fieles a los trazos cuadrados de los primeros SUV que caminaron sobre la Tierra, un estilo más off-road. Para gusto de muchos, se pueden elegir colores diferentes para la carrocería y los postes y el techo; en el caso de nuestra unidad de pruebas, rojo y negro.

Honda HR-V

Mazda CX-3

Suzuki Vitara

Largo

4,294 mm

4,275 mm

4,175 mm

Ancho

1,772 mm

1,765 mm

1,775 mm

Alto

1,605 mm

1,545 mm

1,610 mm

Curioso, el Suzuki Vitara parece el más largo de los tres, cuando en realidad es el más corto. Los efectos del diseño.
Mazda Cx 3 Suzuki Vitara Honda Hr V

Pero hagamos de lado lo evidente, y hablemos de aquello que sólo se percibe teniéndolos en el garaje, como el espacio interior. Aunque los tres comparten prácticamente las mismas dimensiones, el trabajo de Honda con el HR-V es ejemplar. El espacio no sobra, ni aquí ni el CX-3 ni el Vitara, pero la sensación de amplitud y el espacio para piernas en la banca trasera es el mejor del grupo. Está claro que compartir plataforma con el Honda Fit tiene sus ventajas, sobre todo en el campo de la versatilidad. Los asientos se pueden abatir de manera que quede el piso plano, o bien, para cargar objetos muy altos. La cajuela también es la más generosa de las tres.

Para (querer) ser un SUV, el Mazda CX-3 ofrece una cajuela sumamente pequeña.

Curiosamente, aunque las dimensiones entre HR-V y CX-3 son muy parecidas, el caprichoso diseño exterior de Mazda pasó su factura en materia de espacio, que en la banca trasera nos parece apenas suficiente para hombros y cabeza, y algo escaso para piernas. La cajuela, por su parte, sorprende por su reducido tamaño, adecuado para ir al súper, pero quizá no para cargar con las maletas en un viaje de cinco personas.

El Suzuki Vitara se encuentra en el punto medio. El espacio es suficiente en todas las dimensiones, y el techo panorámico, aunque castiga unos centímetros del espacio para cabeza, favorece la sensación de amplitud. Al igual que Mazda CX-3, la cajuela cuenta con doble fondo para ocultar objetos. Bien.

De excesos y carencias, el equipamiento

Mazda Cx 3 Honda Hrv Suzuki Vitara

Tras convivir varios días con los tres SUV, encontramos las áreas de oportunidad —y de fortaleza— de cada uno. En este rubro, el Suzuki Vitara se corona como el más equipado de la comparativa. Es el único que de serie cuenta con sistema de navegación, espejo retrovisor electrocromático, faros de LED, techo panorámico, limpiaparabrisas automático y función de límite de velocidad en el control de velocidad crucero. ¿Qué le falta? Seguros automáticos (ni se cierran al arrancar ni se abren al apagarlo), entrada auxiliar y, aunque el sistema de infotenimiento es bastante completo, quizá convendría revisar la interfaz, que no es tan intuitiva como nos gustaría.

Honda decidió ahorrar en seguridad. En una batalla tan reñida, quizá eso le cueste la comparativa.

Muy cerca le sigue el Mazda CX-3, que aunque carece de lo que Suzuki Vitara presume, suma el head-up display, vestiduras en piel —se puede pedir en dos tonos— y un sistema de infotenimiento mucho más intuitivo, con sonido de mejor calidad y doble puerto USB.

Al final, por lo que cuesta, el Honda HR-V nos dejó con ganas de más equipo. Las vestiduras no son en piel —de hecho el volante es de plástico— y el aire acondicionado es manual, aunque eso sí, el freno de mano es eléctrico —de botón— y el sistema de infotenimiento tiene entrada HDMI y es compatible con Siri Eyes Free.

El punto de quiebre es la seguridad. Los tres cuentan con ABS y controles de tracción y de estabilidad, pero Honda se limitó a ofrecer sólo dos bolsas de aire cuando Mazda CX-3 y Suzuki Vitara ofrecen seis y siete, respectivamente. En otros mercados, el Honda HR-V cuenta con seis airbags, incluso el Fit más equipado ofrece cuatro.

Continúa...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio