Publicidad

Manejamos el KIA Soul... y, a decir verdad, seguimos sin saber qué es
Pruebas de coches

Manejamos el KIA Soul... y, a decir verdad, seguimos sin saber qué es

Publicidad

Publicidad

Desde el primer día en que KIA puso un pie en México, todos empezamos a preguntar acerca del KIA Soul. La oferta inicial de los coreanos lo dejó fuera de nuestro alcance, pero al cabo de unos meses de buenos resultados de ventas, el más emblemático de los modelos de KIA está listo para comenzar sus ventas en nuestro país. Y sí, ya le hemos puesto las manos encima.

Llegamos puntuales a la cita en la colonia Roma, en la Ciudad de México. ¿Qué podíamos esperar del nuevo KIA Soul? Es un vehículo que, a ciencia cierta, no logramos catalogar en ningún segmento. Parece un monovolumen, pero en las dimensiones de un hatchback, con la altura de un crossover... ¿¡Qué rayos es un KIA Soul!?

Lo hemos pensado día y noche, al final, no logramos reponder esta pregunta. No importa. Lo interesante es el lugar en que KIA busca colocarlo en México: directo contra modelos tan bien colocados como el Honda HR-V, el Chevrolet Trax y el Ford EcoSport, pero también contra el Nissan Juke, el Mazda CX-3 y, curiosamente, contra el Honda Fit.

El KIA Soul es un auto que no se parece a nada... ¿o sí?

Kia Soul Mexico 8

Muchos, muchos colores


Además del color de la carrocería, el KIA Soul lleva detalles en negro brillante y, según versiones, techo y espejos en colores distintos.

¡Un kei car! Eso, justamente eso es el KIA Soul, un kei car, pero más grande. Algo así. Una de sus principales cartas de presentación es que, precisamente, no se parece a nada a la venta en México, o al menos eso creíamos. Sus trazos son cuadrados, el frente y la parte trasera adoptan detalles en negro brillante y, según versiones, el techo y los espejos pueden ir pintados en un color diferente al del resto de la carrocería.

Después de seguir a más de una docena de Soul en carretera, comenzamos a encontrarle cierto parecido con el Smart Forfour de generación pasada, con el Fiat Panda y, de lejos, con el Chevrolet Corsa Hatchback de hace algunos años. Da igual, lo único cierto es que el KIA Soul es muy singular y, por ello, sólo hay dos respuestas cuando le preguntas a alguien si le gusta: lo amo o lo odio. No hay más.

Cinturones abrochados, Start Engine y... a probarlo

Kia Soul Mexico 9

En términos generales, nuestro primer contacto con el KIA Soul nos dejó con un buen sabor de boca. Lo primero que nos llamó la atención fue el tacto de la dirección, que pese a muchos comentarios acerca de su exceso de asistencia, a nuestro parecer ofrece suficiente retroalimentación para saber qué es lo que sucede bajo los neumáticos. Además, como otros modelos de KIA, ofrece tres modos de operación: Confort, Normal y Sport.

Una vez que nos libramos del incesante tráfico de la Ciudad de México, pudimos comprobar el desempeño del KIA Soul en autopista, rumbo a las Lagunas de Zempoala. Sobre el papel, el motor de 2.0 litros de 150 hp y 141 lb-pie suena como una gran idea; sobre el asfalto, no tanto.

Para aprovechar cada caballo, hubiera sido interesante contar con una versión manual en el modelo de 2.0 litros.

Quizá fue porque lo probamos a más de 2,500 metros sobre el nivel del mar o porque el odómetro apenas marcaba 200 km, pero al pisar a fondo, nos encontramos con que el KIA Soul no es tan rápido como imaginábamos, de hecho, por más que queríamos hundir el acelerador a más de lo que el tope permitía, jamás logramos que el velocímetro llegara a 140 km/h.

Kia Soul Mexico 15

La transmisión trabaja adecuadamente en trayectos urbanos —en los que, por cierto, no parece que al Soul le falte potencia—, pero no hace mucho a la hora de exigirle agilidad. En ocasiones, nos parecía que estábamos ante una caja automática tipo CVT, y no una convencional de seis velocidades: hundíamos el pie un buen recorrido del acelerador —no hasta el fondo— y, en lugar de hacer un cambio descendente, estiraba la misma velocidad hasta llegar a poco más de 4,000 revoluciones.

En un polo opuesto, el trabajo del chasis —y de la suspensión, en concreto— nos parece extraordinario. A pesar de tratarse de un modelo alto, el Soul toma las curvas con gran aplomo. Además, el ajuste de la suspensión está ideado para ofrecer buenos niveles de confort en zonas de pavimento maltratado, pero con una amortiguación que se nota firme.

Dos niveles de equipamiento, muy orientados al consumidor millenial

Kia Soul Mexico 11

Desde el interior, el KIA Soul es tan singular como por fuera. El diseño del tablero es, hasta cierto punto, diferente. Lo más interesante es que a lo largo y ancho del habitáculo encontraremos detalles curiosos, como costuras amarillas en el volante y en la palanca de velocidades, bocinas justo encima de las ventilas del aire acondicionado, y unos aros luminosos en las puertas, que destellan al ritmo de la música.

La calidad general es muy buena. Los materiales nos parecen correctos y los ensambles acusan un gran trabajo de fabricación.

Nuestra unidad de prueba correspondía al modelo más equipado, por lo que teníamos un cuadro de instrumentos con pantalla a color, clima automático, controles al volante, detalles en piel y encendido por botón, además de una pantalla táctil de 4.3 pulgadas que, a nuestro gusto, debería ser más grande, sobre todo considerando que se trata del modelo más equipado y que cuenta con cámara de reversa. En un display así, mirar por la cámara resulta complicado.

Kia Soul Mexico 3

El KIA Soul ya está a la venta en México. Considerando el nivel de equipamiento y de seguridad, el precio de las tres versiones nos parece sumamente interesante, aunque nosotros hubiéramos añadido una cuarta versión, por arriba de los 300,000 pesos, pero con una pantalla más grande, sistema de navegación, vestiduras en piel y quemacocos, para hacer frente a modelos de la competencia que ofrecen mayores opciones de equipamiento.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios