Compartir
Publicidad
Publicidad
Probamos el BMW M3, una explosión de emociones al sabor de la tradición ///M
Pruebas de coches

Probamos el BMW M3, una explosión de emociones al sabor de la tradición ///M

Publicidad
Publicidad

Podría resumir esta prueba en una sonrisa que aún no se borra de mi rostro, y decirte que sí, mil veces sí deberías estar al volante de un BMW M3. Pero no llegaste aquí para leer eso, ni todos los días se está al mando de una leyenda como ésta, con 431 hp listos para explotar, así que desnudemos cada uno de sus secretos.

La M es de Motorsport, pero bien podría ser de Mágico, Muy rápido o ¡Madredelamorhermoso... esta cosa vuela! BMW consiguió hacer del M3 un auto tan rápido, feroz y preciso, como equipado, razonablemente cómodo y, ante todo, útil como transporte de todos los días. Un auténtico sedán bifronte que se distingue como el modelo especial que es.

Bmw M3 6

El techo está fabricado en fibra de carbono. De cualquier forma, el M3 no es ligero: pesa 1,635 kg.

Si vas caminando por la calle y uno se cruza en tu camino, sabrás que se trata de un M3 por el diseño específico de la fascia, el difusor, los emblemas, el techo fabricado en fibra de carbono y —en caso de serlo— su pintura Yas Marina Blue; si no lo miras, seguro el sonido de sus cuatro salidas de escape te hará voltear.

Como propietario, por si no te has enterado que no se trata de un Serie 3 cualquiera, el BMW M3 es notablemente más bajo. Ya sea que te pares a un lado o que intentes subirte, el M3 se siente mucho más pegado al piso —sorpresivamente, o por suerte, no pegamos en ningún tope— y, una vez dentro, te aborda la sensación de estar dentro de un superdeportivo, con la ventaja de que entrar y salir del auto no es tan complicado. Sí, de un BMW M3 sí puedes conservar el glamour al subir y bajar del vehículo.

Bmw M3 10

Cuando lo elegante y lo deportivo se cruzan

El habitáculo fue acondicionado para merecer el adjetivo de deportivo. Quizá te parezca demasiado discreto si no estás acostumbrado a los interiores de BMW, pero no por ello pierde la chispa del apellido M. Hay insertos de fibra de carbono en el tablero y en la consola central, los asientos son deportivos y cuentan con iluminación de emblemas M —muy atractivos de noche—, en el volante se encuentran los tradicionales botones M1 y M2 para configurar ciertos parámetros de conducción con sólo un push, y el cuero blanco —que no da gusto ensuciar— realza la atmósfera premium del bólido alemán.

De esquina a esquina se respira una atmósfera de lujo. Gusta. Los acabados, como todo BMW, son muy buenos, y el equipamiento califica como completo, aunque es verdad que la lista de equipo opcional es amplia. Lo "indispensable" como el espectacular sonido Harman Kardon con 16 bocinas, el sistema de navegación con servicios en línea, el head-up display, los asientos eléctricos, el clima de doble zona y mandos automatizados son de serie. De manera opcional lo puedes vestir con quemacocos —por favor, no lo hagas, porque tienes que renunciar al techo de fibra de carbono—, volante y asientos calefactables, y asistencias de conducción: alerta de punto ciego, frenado automático de emergencia y alerta de abandono de carril.

El botón M1 manda todo a modo Sport, engrana 2ª velocidad y activa el DSC. El M2 apaga el DSC, engrana 3ª y pasa todo a modo Sport Plus, incluido el head-up display
Bmw M3 8

431 hp, 405 lb-pie y muchas, muchas ganas de explotar

Lo que has leído hasta aquí, la verdad, no importa. Lo mejor del BMW M3 no está en sus excelentes acabados, ni en sus seductoras formas, ni en el gozoso nivel de equipamiento. No. Lo mejor empieza después de oprimir el botón de encendido, cuando el motor biturbo de seis cilindros en línea, de 3.0 litros, te da la bienvenida con un rugido que invita a buscar el circuito más cercano y dejarte toda la goma de las llantas sobre la pista.

Motor, chasís y dirección se pueden configurar de manera individual en modos Efficient/Comfort, Sport y Sport Plus

Este motor, puesto a punto por la gente de BMW Motorsports, es muy explosivo, pero según el modo de conducción seleccionado, puede ser dócil... o una auténtica fiera. Si somos condescendientes con el acelerador, conseguiremos un sabor deportivo que no rebasa las capacidades de un entorno urbano. Los 431 hp y 405 lb-pie de par están bien dosificados por el modo Efficient... que nos permitió obtener unos gloriosos 6.7 km/l. Pero, vamos, uno no se compra estos autos para obtener el mejor rendimiento de combustible, así que pasemos al modo Sport.

Bmw M3 2017

En automático, el sonido del escape ruge con mayor intensidad, en parte debido a que en este modo de conducción su sonido se transmite al habitáculo a través de las 16 bocinas. Música clásica para los amantes de la velocidad. Gracias a los dos turbocargadores, la "patada" del turbo en realidad es muy progresiva... y qué bueno, porque la velocidad del BMW M3 para comerse los escalones del tacómetro es asombrosa.

Hundir el acelerador en este auto se resume en experiencias que suceden en fracciones de segundos. Tu pie derecho da la orden, y como si ya lo viniera venir, la transmisión de doble embrague entiende de inmediato lo que quieres hacer. Lo que dura un parpadeo es lo que tardas en golpear el respaldo del asiento, ver las agujas bailar y mirar cómo el testigo del control de tracción destella al ritmo de tu sonrisa. ¡Explosivo! ¡Sensacional! Tarda 4.1 segundos en llegar a 100 km/h, y se puede mantener acelerando hasta 250 km/h.

Si decidimos caer en la tentación de probar el modo Sport Plus, estaremos en manos de una bestia que entrega potencia y torque sin titubeos. Gusta, sí, pero exige precisión en la cantidad de centímetros que decidimos hundir el acelerador, y de manos capaces de controlar el derrape antes de contar historias trágicas, porque bajo este modo de conducción, el BMW M3 lo entrega todo rápido y de manera agresiva.

Bmw M3 4

El BMW M3 es el sedán ejecutivo que quieres para la ciudad, y la bestia que deseas en carretera

Durante la semana que lo tuvimos en nuestro garaje, sorprende su talento para llevar una doble vida. En modo Comfort estamos ante un sedán que no es precisamente cómodo, pero dista de resultar inutilizable en ciudad, como sucede con otros deportivos. La bendita suspensión adaptable consigue, en la medida de lo posible, mantener la comodidad sin tener que renunciar al ímpetu deportivo del auto.

En el polo opuesto, a la hora de dar rienda suelta a su verdadera vocación, la palabra que mejor describe el comportamiento del M3 es precisión. La dirección parece leernos el pensamiento, y a decir verdad, se nota mucho más fiel a nuestras indicaciones yendo rápido, que en entornos urbanos.

La entrega de poder es inmediata y agresiva. Las asistencias mantienen todo en su lugar; sin ellas, lo mejor será dejarlo sólo a manos expertas.

El BMW pasa por curvas con tanto aplomo, que parece pedirnos más y más... y ahí recae su problema: en manos entusiastas que no terminan de comprender la capacidad de este motor ni los límites del chasis ante la física, hundir de más el pie en el acelerador implica una explosión de potencia que puede ponernos nerviosos antes de que las asistencias intervengan para corregir. No significa que se necesite un curso antes de conducirlo —BMW los ofrece, por cierto—, simplemente hay que entender que compartimos vías con otros conductores. Si queremos tentar a la suerte, siempre bajo medidas de seguridad adecuadas, lo mejor será llevar al BMW M3 a su segundo hábitat natural: un circuito.

Bmw M3 3

Por 1.5 millones, en realidad te estás llevando dos autos

El BMW M3 tiene —y le sobra— todo lo que pediríamos de un auto. El sabor a leyenda, a diversión y a lujo no necesita explicaciones para darle el sí al tenerlo de frente en el concesionario. Por los 1,479,900 pesos que pide BMW por el modelo base, nos estaremos llevando dos autos en uno: un sedán ejecutivo con buena cajuela y suficiente espacio para cinco —algo apretados quienes viajen atrás—, y un deportivo que emociona.

9.1

Diseño exterior10
Diseño interior10
Calidad10
Habitabilidad8
Cajuela9
Motor10
Seguridad9
Comportamiento10
Comodidad7
Precio8

A favor

  • El motor es una delicia.
  • El manejo, muy preciso.
  • Utilidad en el día a día.

En contra

  • Las asistencias de conducción son opcionales.
  • Costoso.
  • El espacio en la banca trasera es algo limitado.

Versión probada

M3

Cilindrada

2,979 cm³

Tracción

Trasera

Motor

6 cilindros biturbo

Capacidad del tanque

60 litros

Potencia máxima (hp @ rpm)

431 hp @ 5,500 rpm

Consumo urbano

6.7 km/l

Par máximo (lb-pie @ rpm)

405 lb-pie @ 1,850 rpm

Consumo en carretera'

14.5 km/l

Peso

1,635 kg

Consumo mixto'

12.2 km/l

Velocidad máxima'

250 km/h

Emisiones de CO2

192 g/km

Aceleración 0-100 km/h'

4.1 s

Capacidad de la cajuela

480 litros

Transmisión

Automática de doble embrague (7 vels.)

Precio

1'479,900 pesos

' Cifras oficiales del fabricante

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos