Publicidad

Así era el abuelo del SEAT León, el SEAT 1400 que abrió paso a un nuevo mundo

Así era el abuelo del SEAT León, el SEAT 1400 que abrió paso a un nuevo mundo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Dentro de la industria automotriz existen muchos casos de éxito que incluso después muchos años siguen dando frutos y en definitiva uno de ellos es uno de los antecedentes directos del SEAT León, es decir, el SEAT 1400.

Recordando un poco la vida de este modelo, regresemos a cuando se presentó en 1953 como un vehículo revolucionario que abrió camino a niveles de movilidad superiores con la imagen de un modelo americano pero con todos los atributos de lujo que se acostumbraban en aquella época.

Seat 1400 Historia 2

En términos de diseño podríamos decir era un “buen mozo”, pues reflejaba una presencia imponente, elegante y seductora, que se caracterizaba por tener en abundancia detalles en cromo y molduras voluminosas.

En la parte trasera era un tanto más discreto que en el frente, con medallón de tamaño pequeño comparado a las dimensiones del vehículo, calaveras diminutas y una cajuela alargada.

Seat 1400 Historia 2a

Todo ese diseño se complementaba perfectamente con esos neumáticos de perfil alto y rines cromados que eran prácticamente un distintivo que tenían en común los autos de la época.

Ahora pasando a los detalles en el interior, toda esa elegancia y protuberancia en también se reflejan por dentro, empezando por la configuración de los asientos que se acostumbraba en los años 50s, es decir, con bancas corridas.

Seat 1400 Historia 4

En el tablero, como en muchas otras áreas lo analógico reinaba y se proporcionaba información mínima, claro que comparado con lo que nos ofrecen hoy en día no sólo SEAT sino todas las marcas, hay un mundo de diferencia.

Pero hay que recordar que incluso una radio que sintonizara el mínimo número de emisoras ya se consideraba algo tan avanzado para ese entonces.

Seat 1400 Historia 6

El volante era uno de los aspectos que más resaltaba en el interior a pesar de que la simpleza de este era su principal atributo. La palanca de velocidades se encontraba sobre la columna de dirección esto con el único fin de “facilitar” el cambio de marchas.

Finalmente y por supuesto uno de los aspectos más importantes en el SEAT 1400 fue el motor, pues presumía de un 4 cilindros de 1.4L con 44 caballos de fuerza que le eran suficientes para alcanzar una velocidad máxima de 125 km/h y una transmisión manual de cuatro velocidades.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios