Publicidad

El Mustang GT500CR 1967 es el primer muscle car con carrocería completa de fibra de carbono

El Mustang GT500CR 1967 es el primer muscle car con carrocería completa de fibra de carbono
Sin comentarios

En Estados Unidos cada vez son más comunes las preparaciones impresionantes por parte de pequeños talleres de modificación, y en esta ocasión Classic Recreations es el encargado de deleitarnos la pupila con su más reciente creación, un Mustang GT500CR 1967 con carrocería completa de fibra de carbono.

Classic Recreations es un fabricante basado en Oklahoma que cuenta con licencia de Ford y Shelby American para realizar modificaciones y restauraciones de sus modelos clásicos, tales como este Mustang GT500CR que ha recibido un rediseño completo, gracias al trabajo conjunto con SpeedKore, el especialista en fibra de carbono.

Para construir este modelo, lo primero fue conseguir la base original de un Mustang de 1967 y restaurarla por completo a nivel de estructura, asegurando que la fiabilidad del modelo sería la adecuada. Después llegó el momento de recrear el diseño de cada panel en la carrocería utilizando como material la fibra de carbono, consiguiendo una exactitud impecable gracias al trabajo de los diseñadores de modelado en 3D.

Tras un trabajo de cientos y cientos de horas en modelado, diseño, restauración y aplicación de los modelos construidos en 3D, se obtiene como resultado el primer Mustang Shelby enteramente de fibra de carbono y con refuerzos estructurales que le otorga mayor resistencia a impactos.

¿Buscas potencia? Tu bolsillo es la medida

Para la propulsión, Classic Recreations ofrece diversas opciones a sus clientes, que van desde el ya conocido motor Ford Coyote V8 de 5.0 litros con 490 caballos de fuerza, hasta el clásico V8 de 427 pulgadas cúbicas (7.0 litros) con sobrealimentador ProCharger, que entrega la nada despreciable cantidad de 900 caballos de fuerza, conectado a una transmisión Tremec de 5 relaciones con sistema de escape de acero inoxidable MagnaFlow.

Para mantener bajo control esa potencia endemoniada, el vehículo recurre a un sistema de dirección de piñón y cremallera con suspensión de coilovers, barras estabilizadoras, neumáticos de alto rendimiento Michelin y, si se paga el paquete opcional Pro Tuning Track, también se incluye un sistema de suspensión de competencia Detroit Speed Engineering, pinzas de freno de seis pistones con discos hiperventilados de gran diámetro. El resto de las personalizaciones opcionales incluyen diversos acabados para el interior, y una gama amplia de transmisiones manuales o automáticas de seis relaciones.

En Motorpasión México | Devorar el asfalto a bordo del nuevo Ford Mustang Cobra Jet te costará más de 2 millones y medio de pesos

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios