Un millonario, tenista y excampeón del Abierto de Francia, olvidó durante 10 años dos Ferrari F40 en un estacionamiento: “no sabía dónde guardarlos”

Un millonario, tenista y excampeón del Abierto de Francia, olvidó durante 10 años dos Ferrari F40 en un estacionamiento: “no sabía dónde guardarlos”
1 comentario
HOY SE HABLA DE

Cuando te apasionan los coches, ser el dueño de un Ferrari F40 es un privilegio, pues no sólo se trata de un vehículo que marcó un antes y después para la firma italiana sino que, además, fue el último proyecto en el que Enzo Ferrari trabajó antes de morir, por lo que es poco probable que pierda tu atención.

F402

Sin embargo, al tenista y empresario rumano Ion Țiriac, que es un auténtico apasionado de los autos, y que tiene una colección espectacular, de hecho tiene tantos coches y todos tan especiales que abrió un museo para que todo el mundo pueda conocer sus joyas, su memoria le jugó una mala pasada, pues olvidó, por una década, que tenía dos F40 guardados en un estacionamiento.

Obviamente cuando los sacó del estacionamiento tuvo que mandarlos a Maranello para que los pusieran al día después de tanto tiempo parados. Cuesta trabajo entender que un apasionado de los autos se olvide de los coches que tiene, pero es todavía más difícil asimilar cuando dos de esos coches olvidados son dos legendarios Ferrari F40.

F403

Según cuenta en un video publicado en el canal de YouTube de su museo, Ion Țiriac compartió que, a finales de los años 80, le compró un Ferrari F40 al piloto de la Scuderia Ferrari de Fórmula 1 Gerhard Berger y que poco después, el entonces marido de Carolina de Mónaco, Stéfano Casiraghi, quiso comprárselo por un millón de dólares, pero rechazó la oferta.

Țiriac le dijo a Casiraghi que querría quedarse con ese coche para siempre. Es más, le gustaba tanto que poco después tuvo la oportunidad de comprar otro Ferrari F40 por 700,000 dólares y se lo quedó.

El exjugador de tenis decidió guardar sus dos F40 en un estacionamiento en Múnich, Alemania, y terminó olvidándose de ellos. Diez años después, el dueño del estacionamiento lo contactó y le recordó que tenía dos Ferrari F40 estacionados allí desde hacía una década.

F404

Țiriac los sacó del sitio, pero reconoce que después de una década parados ninguno de los dos se podía utilizar, por lo que los mandó a Maranello para que los pusieran al día; incluso fue necesario desmontar el motor de las dos unidades.

Al sacarlos de Maranello, luego de ponerlos a punto, decidió deshacerse de ellos, pese a que años antes le había dicho a Casiraghi que tendría ese coche para siempre, simplemente porque no sabía dónde dejarlos: “tuve que venderlos cuando los saqué porque no sabía dónde guardarlos”.

405

En la entrevista, Țiriac comentó que tenía muchos coches repartidos en todo el mundo y que eso se convirtió en un problema por casos como el de sus dos F40, así que decidió reunirlos todos en el mismo sitio, dando lugar al museo que tiene en las afueras de Bucarest, Rumanía, en el que se aprecia otro Ferrari F40 que tiene ahora.

Temas
Inicio