Publicidad

Manejamos los Smart Fortwo y Forfour... ¡Caben en Guanajuato (y en nuestras mochilas)!
Pruebas de coches

Manejamos los Smart Fortwo y Forfour... ¡Caben en Guanajuato (y en nuestras mochilas)!

Tres de la tarde. Veo el avión pisar tierra en el Aeropuerto de León, mientras recuerdo mis últimas experiencias en la ciudad de Guanajuato, ahí donde da gusto hacer de todo, menos conducir. Siempre ha sido de mis ciudades favoritas, pero las calles empedradas, los laberintos… perdón, los túneles, las vías de un solo carril y sus callejones apretados (¡apretadísimos!) son una declaración de guerra para cualquier auto. Casi cualquiera.

La gente de Smart no pudo encontrar una mejor ciudad que Guanajuato para exaltar las virtudes de sus productos. Por unas cuantas horas tuvimos la oportunidad de conocer muy de cerca lo que las nuevas generaciones de Fortwo y Forfour nos pueden ofrecer en escenarios tan congestionados como las principales ciudades del país, pero rodeados de las maravillosas construcciones que nos ofrece Guanajuato.

Smart Fortwo 2

No desquitas el precio del autocinema, pero sí de la gasolina

Ajustamos espejos y asientos, e intentamos hacer lo mismo con el volante. ¡Mala suerte! Nos tocó uno de los Fortwo básicos, y en esta versión no hay ajuste de altura ni de profundidad para la columna de la dirección. Ni hablar. De cualquier forma, es fácil encontrar una posición de manejo adecuada.

Es prácticamente imposible circular en pendientes si no vamos en primera. El motor de 71 hp sufre.

Colocamos la llave en la ignición, pisamos freno y hacemos que el pequeño motor de 1.0 litro cobre vida. ¿Es rápido? No, ni busca serlo, al menos no en la versión que manejamos. Los Fortwo y Forfour de motor atmosférico de tres cilindros ofrecen 71 hp y 67 lb-pie de par, lo que significa que hay que mantener revolucionado el motor para lograr una aceleración que ni así calificaríamos como rápida, pero sí ágil.

Smart Fortwo 4

Su talento no es ése. Lo mejor del Fortwo y del Forfour es su impresionante diámetro de giro —es decir, lo fácil que resulta dar vuelta y maniobrar— y que si no encuentras lugar de estacionamiento, prácticamente lo puedes guardar en la bolsa de tu pantalón. Bueno, casi. Con 2.69 metros de largo para el Fortwo, y 3.49 metros para el Forfour, cualquier hueco en la calle se convierte en lugar de estacionamiento.

Sorprendentemente, otra de sus grandes virtudes es la comodidad. Si te has subido a algún Smart de generación pasada, entenderás por qué nos sorprende que el nuevo sea así de cómodo. En el modelo anterior la suspensión era tan dura y saltona, que cualquier grieta del asfalto se convertía en un movimiento abrupto dentro de la cabina. En los Fortwo y Forfour de nueva generación, la suspensión realiza un mejor trabajo de filtración de irregularidades, y aunque aún no se maneja como un auto premium, sí es un urbano sobresaliente. ¿Quién diría que un coche de poco más de dos metros y medio sería así de cómodo?

16c5 044 D225463

Si hablamos de calidad, parece que han pasado dos generaciones

Que lo fabrique Mercedes-Benz es garantía de calidad... pero en la generación pasada definitivamente había ensambles y materiales por mejorar. Respecto a ese Fortwo, los nuevos productos de la marca dieron un salto impresionante, tanto que parece que en medio hubo otra generación.

Sí, los plásticos siguen siendo duros, pero son mucho más agradables a la vista y, según versiones, se puede pedir incluso con un acabado de tela en el tablero, que mejora el diseño y la sensación de calidad al interior. Según nos cuentan en Smart, en México está disponible con cuatro combinaciones de colores.

Existe un Fortwo descapotable, sólo disponible con motor turbo y en versión Passion. Cuesta $285,000.

La personalización, que se ha puesto de moda en los modelos más pequeños de diferentes marcas, es una filosofía que Smart lleva desde toda la vida. Además de las combinaciones interiores, el cliente puede elegir entre 25 combinaciones de colores para el exterior e incluso elegir el diseño de la parrilla.

El equipamiento, según versiones, es bastante completo. De serie tenemos aire acondicionado semiautomático, sistema de sonido compatible con USB, Bluetooth y entrada auxiliar, controles de audio al volante, computadora de viaje, techo de cristal, control de velocidad crucero (sí, en un Smart) y equipo eléctrico —salvo el básico, cuyos espejos se ajustan manualmente. Conforme escalamos en la lista de precios, podemos sumar cuadro de instrumentos con pantalla a color, volante y asientos forrados en cuero (no en piel sintética), pantalla táctil, sistema de navegación con alerta de límite de velocidad, asientos calefactables y poco más.

Smart Fortwo 5

Así como los ves, son de los autos más seguros que te puedes comprar

Cuando hablamos de Smart, el tema de seguridad no puede pasar a segundo plano. En México —y en el mundo— se cree que un coche grande es sinónimo de seguridad. ¡Error! Hay camionetas que son ataúdes motorizados comparados con lo que ofrecen Fortwo y Forfour, empezando por su estructura.

Gracias al uso de acero de alta resistencia, la arquitectura de los modelos de Smart es capaz de soportar una carga de hasta tres toneladas sin deformarse. Incluso lo han estrellado contra un Mercedes-Benz Clase S —el sedán más grande de la firma alemana— y las puertas siguen abriendo.

¿Estabilidad? No es un coche para carretera, pero para soportar los golpes de viento cuenta con control de estabilidad y un asistente para viento lateral, que frena selectivamente las llantas para que no tengamos que contrarrestar los efectos de las corrientes de aire desde el volante. A esto se suman cinco bolsas de aire, frenos ABS, monitoreo de presión de neumáticos y rines que absorben la fuerza de impacto.

Smart Fortwo 9

La pregunta del millón: ¿Valen lo que cuestan?

A simple vista parecen una compra irracional. Por el más barato de los Fortwo, la marca pide 199,900 pesos; el más equipado se va hasta casi $300,000, eso sí, con motor turbo y una nueva transmisión automática de seis velocidades y doble embrague. Si hacemos un balance, esos 290,000 pesos serán invertidos en un auto muy seguro, que cabe en cualquier lado y no gasta nada de gasolina.

Evidentemente, la marca no espera que sea un superventas, pero aún así tienen fuertes esperanzas en el mercado mexicano. A nivel global, México ya se ha convertido en el décimo mercado para la Smart. No tiene rivales directos en el mercado, pero pensar en 300,000 pesos por un Smart parece ilógico a lado de modelos como el SEAT León o los MINI Cooper de tres cilindros, mucho más espaciosos y rápidos e igual de seguros, pero no tan llamativos ni tan prácticos en ciudades como las de nuestro país. ¿Recomendable? Sí, sobre todo los turbo. ¿Sensato? Quizá no tanto.

Smart Fortwo 7
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio