Compartir
Publicidad
Publicidad
Manejamos el nuevo Peugeot 3008, una bofetada a los SUV premium del momento
Peugeot

Manejamos el nuevo Peugeot 3008, una bofetada a los SUV premium del momento

Publicidad
Publicidad

La segunda generación de uno de los crossovers más polémicos —pero también de los más interesantes— ha llegado a México. El Peugeot 3008 se presenta ante el mundo como un SUV, aunque por el ajuste firme y hasta deportivo de la suspensión, nosotros preferimos catalogarlo como un crossover.

Para conocerlo, viajamos a Guadalajara y de ahí condujimos hasta Santa María del Oro, en Nayarit, un trayecto de aproximadamente dos horas, en las que pudimos conducir en ciudad, autopista y caminos secundarios o de terracería, escenarios muy interesantes para poner a prueba las capacidades del renovado 3008.

Peugeot 3008 2018

Desde fuera, el Peugeot 3008 llega con una propuesta de diseño todavía más arriesgada que la primera generación, se da paso a líneas marcadas en los costados, un cofre con formas que parecieran entrar y salir del frente, todo al mismo tiempo, y una cintura que termina de forma muy alta en el portón trasero.

Como buen francés, la apuesta por el diseño es fuerte. Sigue la tendencia estética planteada por el 308.

Ahora parece menos monovolumen y más SUV. La marca quiere quitar esa confusión que generaba en algunos clientes y dejar muy en claro que es un auto totalmente nuevo, incluso pasa de formas redondeadas a líneas rectas y ángulos cerrados.

Los pasos de rueda son más grandes que en la generación anterior y vienen con protecciones plásticas para evitar daños al circular en caminos en mal estado. Los rines también son más grande en todas las versiones; ahora son de 18 pulgadas desde la versión de entrada, llamada Allure.

Peugeot 3008 2018

El Peugeot 3008 es un verdadero SUV premium

La marca nos ha dicho frecuentemente que su visión es convertirse en una alternativa premium dentro de las marcas generalistas. Dicho de otra forma, quiere ser una marca de volumen capaz de atraer clientes nuevos que tienen autos premium. Para lograrlo, no sólo han trabajado en el diseño exterior; sus diseñadores han tomado como inspiración algunas marcas premium alemanas para diseñar el interior.

Al entrar al habitáculo del Peugeot 3008 2018, nuestros sentidos son inundados por un ambiente claramente superior a lo que hemos visto en el segmento. Es más, si hiciéramos un ejercicio en el que subes a alguien con los ojos vendados, tapas el logotipo de la marca en el volante y dejas que abra los ojos, seguro te creería si le dices que se trata de un [inserte su marca alemana premium favorita aquí].

El diseño asimétrico, de líneas angulosas, resulta atractivo no sólo porque parece importado de un auto concepto de hace dos años, sino porque la mezcla de materiales, plásticos, telas, texturas e incluso olores te hace sentir en un vehículo especial.

Peugeot 3008 2018

Difusor de fragancias, asientos con masaje y múltiples asistencias de conducción... el Peugeot 3008 es un auténtico SUV premium.

El puesto de conducción nos recibe con la nueva interpretación de la configuración i-cockpit de Peugeot, que incluye un volante reducido —visto por primera vez en el 208— pero con una forma todavía más arriesgada, dando la sensación de estar ante un joystick de videojuego de aviones de caza.

El cuadro de instrumentos queda a la vista por encima del volante y ahora, en todas las versiones, el Peugeot 3008 sustituye los relojes tradicionales por una pantalla de alta definición de 12.3 pulgadas, al mero estilo del Audi Virtual Cockpit, pero con una interfaz todavía más completa. Incluso tiene cinco modos de visualización, uno de ellos personalizable al gusto del conductor. Los gráficos, además, son muy detallados y de animaciones sumamente elegantes.

El alto nivel de diseño interior no termina ahí. Al centro del tablero, en la parte superior, roba la atención una pantalla de 8 pulgadas desde donde puedes controlar diferentes funciones del 3008. Desafortunadamente no encontramos un botón donde pudiéramos acceder a una especie de menú de inicio; el sistema te obliga a estar siempre en alguna de sus funciones: sistema de audio, clima, configuración o navegación.

Peugeot 3008 2018

En materia de calidad, los plásticos que recubren el interior se sienten firmes, de buen ensamble, agradables al tacto y con una mezcla muy interesante de cromo satinado y acabado negro piano. El centro de comando con botones a media altura simula teclas de piano. Al utilizarlos, da la sensación de estar activando alguna función de defensa de un avión militar.

Puede llevar a cinco pasajeros, pero el espacio interior de Peugeot 3008 es óptimo sólo para cuatro. A pesar de que el túnel central prácticamente no invade el espacio para pies de los pasajeros traseros, definitivamente cuatro personas irán mejor a lo ancho. El espacio para rodillas es suficiente, pero para pies puede resultar incómodo realizar viajes largos pues es imposible colocarlos debajo de los asientos delanteros. Considerando las necesidades de conexión de nuestros días, un puerto USB para la segunda fila de asientos también hubiera sido un acierto, sobre todo considerando que al frente cuenta con carga por inducción.

Peugeot 3008 2018

La cajuela ofrece una capacidad de 591 litros, suficientes para acomodar el equipaje de cuatro adultos y algún extra con el queramos viajar. También hay una toma de corriente de 12 V, ganchos de agarre y jaladeras para reclinar los asientos de la segunda fila. Extrañamos la apertura dividida de la cajuela; la generación pasada se abría en dos partes, al estilo de una pick-up.

Hay dos motores a elegir, uno a diesel y el otro a gasolina

Nosotros sólo pudimos manejar la versión GT Line con el motor turbo de 1.6 litros de 165 hp y transmisión automática de 6 velocidades, el mismo conjunto mecánico de la generación anterior. A decir verdad, continúa funcionando muy bien, sobre todo porque el Peugeot 3008 ahora es 100 kg más ligero.

Peugeot 3008 2018

El comportamiento en autopista es notable. La respuesta es firme y la suspensión deja ver cierto sabor deportivo, invitando al conductor a ir un poco más rápido en la siguiente curva. Los adelantamientos son seguros y no hay duda alguna en el actuar del motor y la caja.

Dentro de sus opciones también se encuentra un motor a diésel, de 2.0 litros y 150 caballos de fuerza, que seguramente supera en prestaciones al de gasolina por la mayor cantidad de par disponible. Además, Peugeot anuncia un rendimiento de 20 km/l en ciclo combinado, que en condiciones realistas debería rondar los 14 o 15 km/l, muy bueno dentro del segmento.

Peugeot 3008 2018

El 3008 es, por fin, una oferta verdaderamente europea en México

El Peugeot 3008 es la prueba de que se puede ser premium sin un emblema. La relación entre su precio, respecto al equipamiento, la tecnología, los niveles de seguridad y de calidad ponen al SUV de los franceses en un lugar muy cómodo dentro del segmento. No será un súperventas, pero sí una alternativa real a un auto premium y una oferta verdaderamente europea para todos esos consumidores que se quedan mirando cuando se presenta un auto fuera de México.

Con un rango de precios que va de 449,900 a 614,900 pesos, el Peugeot 3008 es un rival de cuidado para SUV como el Volkswagen Tiguan, Honda CR-V o Mazda CX-5, pero también para jugadores premium, como el BMW X1, el Audi Q3 o el Mercedes-Benz GLA; incluso de las versiones de acceso de un segmento arriba, como Audi Q5.

Precios del Peugeot 3008 2018 en México:

  • Allure - $449,900
  • Allure Pack 1.6 - $489,900
  • Allure Pack 2.0 HDi - $524,900
  • GT-Line 1.6 - $579,900
  • GT-Line 2.0 HDi - $614,900
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos