El conductor de este Citroën quiso sentirse piloto de F1 y terminó como tu crees que lo haría

El conductor de este Citroën quiso sentirse piloto de F1 y terminó como tu crees que lo haría
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Los circuitos callejeros son todo un reto para profesionales y novatos. Muchos de ellos se han ganado fama mundial por su dificultad e historia. Todos podemos estar de acuerdo que el circuito del principado de Mónaco es el más famoso de todos. Fue justo ahí donde un fanático de las carreras protagonizó uno de los momentos más vergonzosos de la historia de sus calles.

Y es que hace unos días se hizo viral como el conductor de un Citroën AMI, quiso replicar aunque fuera a una velocidad mínima las sensaciones de carrera que viven los pilotos de Fórmula 1. Es así que intentó dos pases por la famosa horquilla de Loews o la horquilla Fairmont.

Su primer intentó debió ser suficiente para saber que las capacidades del pequeño vehículo que conducía no serían suficientes para su hazaña, sin embargo, persistió en hacerlo de nuevo en el sentido de la carrera. Como era de esperarse el resultado fue único… La física no perdonó y el pequeño AMI, terminó volcando e impactándose con un poste en la famosa horquilla.

Para lograr esto realmente se necesito de empeño en hacer las cosas mal, ya que el Citroën AMI no es capaz ni de calificar como auto, más bien pasa como un cuadriciclo. Su velocidad punta es de 45 km/h y mide solo 2.4 metros de largo.

Para fortuna del conductor nadie resultó herido, eso sí, se llevó una gran multa y el haber pasado a la historia del internet como una celebridad de lo que no se debe de hacer en Mónaco.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio