Compartir
Publicidad

Soluciones sencillas a problemas mecánicos que pueden parecer complicados

Soluciones sencillas a problemas mecánicos que pueden parecer complicados
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En la mayoría de los casos, los problemas de la suspensión delantera y de la dirección se deben a algún asunto relacionado con los neumáticos. Probablemente porque éstos no han recibido un mantenimiento adecuado, sin embargo, algunos de estos problemas pueden ser corregidos de una forma sencilla, sin tener que pensar en llevar el auto a la agencia y pagar miles y miles de pesos por una reparación.

Cabe destacar que cuando el problema se debe a una alineación incorrecta, es necesario acudir a un taller especializado. Independientemente de cual sea el caso, es recomendable revisar con frecuencia los neumáticos, debido a que es ahí donde se presentan los primeros indicios de los problemas de la suspensión y la dirección.

A continuación mencionamos algunos problemas básicos de la dirección, las causas por las cuales puede estar fallando, así como sus posibles soluciones para mejorar el problema.

Dirección dura

Probable causa: Puede deberse a que la presión de los neumáticos esté muy baja o desigual, o bien, a que la banda de la dirección (en el caso de los autos con dirección hidráulica) esté floja. Asimismo puede deberse al bajo nivel de lubricante, o tipo de lubricante incorrecto aplicado, alineación delantera inadecuada, bomba de la dirección hidráulica mala y partes delanteras dobladas o mal lubricadas.

Posible solución: En el primer caso debemos inflar los neumáticos a la presión correcta, y para el resto de los problemas: ajustar la banda, agregar el lubricante necesario, revisar la alineación delantera, reparar o cambiar la bomba y sustituir las partes defectuosas, si es que las hay.

Problemas en la suspensión

Dirección floja (demasiado juego en el volante)

Probable causa: Esto puede deberse a que los rodamientos de las ruedas delanteras están flojos, misma situación que pueden presentar las conexiones de la dirección, las cuales también pueden estar gastadas. Asimismo, los amortiguadores pueden estar defectuosos o las rótulas dañadas.

Posible solución: Lo primero que podemos hacer es ajustar los rodamientos, dar servicio a las partes que estén muy gastadas, cambiar los amortiguadores y revisar las rótulas, si están dañadas, sustitúyelas de inmediato.

El auto se desvía hacia un lado cuando se suelta el volante

Probable causa: Aquí el problema más común puede ser por que al auto le hace falta una buena alineación, sin embargo, no podemos descartar que alguno de los neumáticos cuente con una presión de aire más baja que el otro. Asimismo debemos considerar los puntos del caso 2, es decir, que los rodamientos de las ruedas estén flojos, que los componentes de la suspensión estén doblados o desgastados, o bien, que los amortiguadores presenten algún defecto.

Posible solución: Para el primer caso debemos checar que el aire de las llantas sea el mismo, pero si nos identificamos con el siguiente punto, debemos acudir con un especialista para ajustar la dirección, y los rodamientos de las ruedas. Finalmente sugerimos que revises y des servicio a los componentes desgastados, o sustituyas los amortiguadores.

Oscilación o vibración de las ruedas, transmitida por medio del volante.

Probable causa: Aquí, al igual que en los puntos anteriores, debemos revisar el estado de los neumáticos, es decir, que la presión de aire sea la correcta, que los rodamientos de las ruedas no estén flojos, y que la alineación sea la adecuada. Por ultimo, no está por demás que cheques que los componentes de la suspensión no estén desgastados o doblados.

Posible solución: Si el aire de los neumáticos no es el correcto, ínflalos con la presión de aire que acostumbras utilizar, si es necesario, hazles un el balanceo, y no olvides ajustar los rodamientos de las ruedas, revisar y ajustar la alineación delantera, y finalmente checar la suspensión, si está dañada, llévala con un especialista de inmediato.

Desgaste disparejo de neumáticos

Probable causa: En este caso lo primero que deberíamos pensar es que las llantas presentan un nivel de aire disparejo, sin embargo, si este no es el caso, entonces podríamos revisar el estado de la alineación y balanceo de los neumáticos.

Posible solución: Como hemos venido mencionando, infla los neumáticos a la presión correcta, revisa y ajusta la alineación, y si es el caso balancea los neumáticos, para esto te recomendamos acudir con un especialista.

En Motorpasión México | ¿Sabes cómo te afecta conducir con un aire acondicionado en mal estado?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio