Publicidad

Mitsubishi ASX 2014

Mitsubishi ASX 2014
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

En un mundo donde, literalmente, ya no cabemos, los autos deben adaptarse a la situación global. Actualmente, permitirse una camioneta de generosas dimensiones representa un arma de doble filo; trae ventajas en cuanto a comodidad, pero se vuelve un auténtico dolor de cabeza en el constante tráfico de la ciudad y los escasos lugares para aparcar.

Con todas estas dificultades en el tránsito urbano, un compacto sonaría como la opción más sensata, sin embargo, el deseo del consumidor para conducir una camioneta sin sufrir los estragos en la ciudad ha orillado a los fabricantes de autos a apostar por un nuevo segmento, el de los mini-SUVs; y es ahí donde Mitsubishi presenta su nueva ofensiva, la pequeña ASX.

La pequeña de la familia

Mitsubishi ASX

Cuando una marca lanza un producto en un segmento nuevo, existe la posibilidad de que éste no se muestre del todo adaptado al resto de los modelos de la marca, pero con Mitsubishi sucede lo contrario. La nueva ASX, pese a sus dimensiones, muestra toda la esencia de la marca en su diseño. La influencia del Lancer en las líneas de la parte frontal son más que evidentes, sobre todo por la parrilla trapezoidal; la trasera, en cambio, cuenta con un estilo propio que no se aleja del lenguaje de diseño de Mitsubishi.

Un aspecto que nos gustaría resaltar es cómo Mitsubishi decidió no plasmar un estilo off-road en la ASX. La mayor parte de las contendientes de este segmento emplean plásticos negros o hacen alusión a falsas capacidades todoterreno; Mitsubishi se cuelga de argumentos distintos para convencer a sus posibles clientes.

Lo bueno se lleva dentro

Mitsubishi ASX

Lo más interesante de la Mitsubishi ASX se encuentra en su interior. Si bien el tablero no sorprende por su diseño, la calidad de los plásticos y ensambles compensa ese estilo minimalista que a ojos exigentes podría calificar como pobre; es una camioneta con un tablero similar al de un subcompacto.

El equipamiento será un buen argumento a su favor, aunque no todas las versiones nos parecen la mejor compra. La versión de entrada cuenta con un equipo de sonido básico, aire acondicionado, mandos al volante y un completo equipo de seguridad que va desde el ESP hasta 7 bolsas de aire; la más equipada ya incluye faros de xenón, pantalla táctil, sistema de navegación, equipo de sonido Rockford Fosgate y vestiduras en piel.

A nuestro parecer, la versión más interesante es la intermedia. El balance entre precio ($350,400), equipamiento y versatilidad es lo más equilibrado tomando en cuenta que se encuentra en el límite de precio de la propia Mitsubishi Outlander o cualquier otro SUV light. En cuanto a la versión más equipada, por su etiqueta de 392 mil pesos está pisando terreno de camionetas igualmente equipadas, pero más potentes y grandes.

Enfoque urbano

Mitsubishi ASX

El grueso de la población, cuando adquiere una camioneta, la utiliza en ciudad; y si constantemente sale a carretera, no lo hace acompañado de su familia. La Mitsubishi ASX tiene claras estas estadísticas y, con una longitud de apenas 4.3 metros, alberga una carrocería de camioneta sin comprometer en el pesado tránsito urbano, pero repercutiendo en el espacio interior.

Pese a tratarse de un SUV, la Mitsubishi ASX no es del todo un vehículo familiar. Acomoda bien a 5 pasajeros, pero serán 4 los que viajen cómodamente dado el limitado espacio en la banca trasera; no es más grande que el promedio de los compactos que ofrecen actualmente en México.

A sabiendas de su uso en ciudad, la Mitsubishi ASX no emplea un motor con grandes cifras de potencia. 148 caballos de fuerza provenientes de un bloque de 2.0 litros son más que suficientes para mover con cierta soltura a este pequeño SUV sin exagerados consumos de combustible. La caja CVT dosifica correctamente la potencia para conseguir un rendimiento urbano de 10.2 km/l.

Panorama complicado

Mitsubishi ASX

Con todo lo anterior, Mitsubishi ASX pinta como una excelente opción en el segmento de los SUVs pequeños. Omitiendo el espacio interior, no le faltan argumentos para convencer a sus posibles compradores; su única desventaja es el precio. La versión de entrada tendrá que encarar a Chevrolet Trax y, aunque por calidad y desempeño pude hacerle frente sin problemas, el equipamiento jugará en contra del ejemplar japonés. La versión intermedia y la más equipada, por precio, tendrán que pelear en un segmento donde la competencia es superior en cuanto a tamaño y prestaciones.

Sólo el tiempo dirá si la estrategia de Mitsubishi fue la acertada. Sea cual sea el resultado, la firma japonesa sacará ventaja de sus más recientes lanzamientos para reafirmar su presencia en nuestro país.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios