Compartir
Publicidad
¿Y si Ford no vendiera el nuevo Fiesta en EE.UU. por culpa de Trump?
Industria

¿Y si Ford no vendiera el nuevo Fiesta en EE.UU. por culpa de Trump?

Publicidad
Publicidad

Después de años de espera, Ford presentó la nueva generación del Fiesta en Alemania. Sabíamos que se trataba de la versión con especificaciones europeas, y que para la americana habría que esperar —como es costumbre—, pero las últimas declaraciones del presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, ponen ideas distintas sobre la mesa.

Una de sus promesas de campaña era aplicar un impuesto del 35% a todas las empresas que sacaran su producción de Estados Unidos, para después traer de vuelta esos productos importados para su venta en territorio estadounidense. Esta no es ninguna declaración nueva, pero la mañana del domingo, Trump volvió a sacar el tema a fuego en sus redes sociales.

En diferentes tuits, el presidente electo publicó: "Estados Unidos reducirá sustancialmente impuestos y regulaciones a las empresas, pero cualquiera de ellas que abandone nuestro país por otro, que despida a sus empleados o construya una nueva fábrica en otro país, y luego crea que va a vender de vuelta sus productos en Estados Unidos sin castigo o consecuencia, está EQUIVOCADA".

"Habrá un impuesto, en nuestra próximamente sólida frontera, del 35% para estas empresas que quieran vender sus productos de vuelta. Esto hará que irse sea financieramente difícil".
Produccion Ford

¿En qué afecta esto al Ford Fiesta? En primer lugar, Ford ha estado en la mira de Trump desde hace algunos meses, especialmente tras el anuncio de la construcción de su nueva fábrica en San Luis Potosí, para producir Ford Focus. En segundo lugar, porque el Ford Fiesta actual es fabricado en México —en Cuautitlán, Estado de México— y no parece haber intenciones de llevarse la producción a Estados Unidos, donde la apuesta es por SUV.

De acuerdo con Gabriel López, CEO de Ford México, en entrevista con Expansión en agosto de este año, lo que más conviene fabricar en nuestro país son vehículos pequeños, porque con tantas opciones de este tipo en el mercado, "bajar el costo de fabricación se ha vuelto cada vez más crítico para poder mantener la competitividad y para que el negocio sea sostenible desde el punto de vista financiero", es decir, aumentar el margen de ganancia.

Ford Fiesta 2017 Ng

Estas declaraciones encajan con las reproducidas por nuestros colegas de Carscoops, de boca de fuentes cercanas al tema y altos puestos de Ford en el Reino Unido y en Estados Unidos. Mencionan que Ford podría no vender el Fiesta en Estados Unidos debido a que no habría suficiente demanda que justificara los costos.

Sea cual sea el futuro de la relación comercial entre México y Estados Unidos, esto toma en curva a Ford y a cualquier otra marca estadounidense que fabrique autos —o cualquier cosa— fuera de Estados Unidos. Este nuevo impuesto arancelario del 35% tendría que ser aprobada por el Congreso, cosa que, según analistas, parece difícil.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos