Publicidad

El Porsche 917 de los 70 fue el rival más importante para el Bugatti Veyron ¿La razón? Su velocidad máxima
Industria

El Porsche 917 de los 70 fue el rival más importante para el Bugatti Veyron ¿La razón? Su velocidad máxima

Publicidad

Publicidad

Hace unos días Bugatti nos contó la historia a detalle de cómo un dibujo hecho durante un viaje en tren culminó con el auto de producción más rápido de su momento, el increíble Bugatti Veyron. En parte de ese texto se explicaba la razón de que fuese tan rápido, una razón de más de 50 años y que goza uno de los récord de éxitos más envidiables para cualquier marca que participe en el mundo del deporte motor. Hoy te contamos esto.

Un coche de carreras que no conocía límites

B S19 1479 Fine

Si buscamos listas de los autos de carreras más exitosos, poderosos y sorprendentes del mundo será muy fácli encontrar un auto en común y no, no viene de Italia como muchos pensarían de inicio. Viene de Alemania, de una casa fundada en Stuttgart, Porsche.

El Porsche 917 es uno de los autos de carreras más efectivos que la historia ha visto y es que entregaba cifras que para la época en la que se desarrolló simplemente parecían ser ficticias. De inicio el encargado de su desarrolló fue Hans Mezger quien en sólo 10 meses junto a su equipo logró tener listo el desarrollo del auto. En un inicio sólo contaba con un motor V12 aspirado que entregaba unos 520 hp, tenía caja manual de 4 cambios y tracción trasera.

1970 24 horas de le mans Victoria de Porsche en las 24 Horas de Le Mans de 1970.

Esos números ya eran bastante buenos para 1969 cuando intentó por primera vez correr las 24 Horas de Le Mans, mismas que no pudo completar por algunas fallas. Sin embargo, para 1970, llegó con las mejoras necesarias e incluso tres tipos de carrocería para probar su eficacia. Al final del día Hans Herrmann y Richard Attwood se llevaron la victoria a bordo de un 917K, hazaña que se repetiría un año más adelante, pero ahora de la mano de Helmut Marko —sí, ahora parte de Red Bull Racing F1—, y Gijs van Lennep in 1971.

917 kh

A pesar de no contar con un motor turbo, las características del 917 de suma ligereza, aerodinámica y poder, le concedieron el lograr una de las vueltas rápidas que más tiempo duraron como récord de las 24 Horas de Le Mans, además, en algún momento le permitieron alcanzar los 406 km/h en la recta de Hunaudières.

El desarrollo de este auto continúo los siguientes años e incluso llegaron a presentar variantes turbocargadas que lograron elevar su poder para alcanzar los 1,580 hp. Este poder inmenso para los 70 era controlado sólo por los mejores pilotos, pues en esa época aún no existían las asistencias como el control de estabilidad, control de tracción o los frenos ABS o al menos un sistema de tracción AWD para distribuir mejor el poder.

Porsche 917/30 Porsche 917/30 de Can-Am.

Los modelos más potentes como el 917/30 de Can-Am ya con motor turbo, podían hacer el 0-100 km/h en 1.9 segundos y llegar hasta los 418 km/h. Todo este gran desarrollo e historial de victorias, récords y demás se logró bajo el mandato de un hombre de suma importancia para Porsche y Grupo Volkswagen, me refiero a Ferdinard Piëch, quien durante el desarrollo del 917 era el director del apartado de desarrollos para competición de Porsche, el asignó a Hans Mezger la construcción del 917 y estuvo al tanto de cada evolución de la mítica maquina de la marca.

El rival más fuerte del Veyron, el Porsche 917

917

Si adelantamos el tiempo un par de décadas, tendremos claro que el 917 se convirtió en una leyenda del deporte motor, Ferdinard Piëch continuó su escalada dentro de Grupo Volkswagen y llegó a ser el CEO de todo el grupo, trayendo una época de prosperidad que los llevó incluso a un par de años en los que compraron cuanta marca veían disponible, incluyendo a Bentley, Lamborghini, Rolls-Royce y Bugatti.

Bugatti Veyron 2005 1600 03

Cuando Piëch decidió mostrarle al mundo el poderío de Grupo Volkswagen lo quizo hacer a través de un auto extremadamente poderoso y que reescribiera la historia de los deportivos. Bugatti fue la marca elegida para cumplir la misión y su plan de un motor W18 se fue puliendo hasta quedar en un hiperdeportivo con motor W16 de más de 1,000 hp y cuya velocidad limite, por orden de Piëch, tenía una meta que pasar, los 406 km/h que había alcanzado el Porsche 917 K en 1970 durante las 24 Horas de Le Mans, auto que se gestó durante su mandato como director de desarrollo para competiciones en Porsche.

Bugatti Veyron 2005 1600 0e

La vara había quedado muy alta, sobrepasar los 400 km/h en un auto de producción a finales de los 90 e inicios del nuevo siglo era una tarea sumamente difícil, aunque definitivamente no imposible. Como sabemos gracias a los avances tecnológicos y muchísimos financiamiento, Bugatti logró crear al Bugatti Veyron EB 16.4 que cumplió con la demanda de Piëch y alcanzó un poco más de 407 km/h, en un auto que pesaba mucho más que un 917, que podía ser usado en las calles, que llevaba muchos lujos, tecnología y sistemas de seguridad contemporáneos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios