Hace 22 años BMW decidió montar un V12 en el Z3 y el resultado fue un desastre

Hace 22 años BMW decidió montar un V12 en el Z3 y el resultado fue un desastre
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

Si alguna vez pensaste que montar un V12 en el popular BMW Z3 sería buena idea, déjame decirte que alguien lo intentó hace más de 20 años y el resultado dejó mucho que desear, te contamos.

Bmw 1999 Z3 V12

El BMW Z3 es un biplaza convertible alemán cuyo periodo de vida duró de 1996 a 2002, en dicho periodo portó bloques de cuatro y seis cilindros, con potencias iban desde los 110 hp hasta los nada despreciables 321 hp. Sin embargo, Gerhard Schmidt director de desarrollo de aquel entonces para la firma alemana, tuvo la inquietud de saber cómo se comportaría el popular roadster sí en lugar del L6, presumiera bajo el cofre un V12 de 5.4 litros.

Bmw 1999 Z3 V12 7

Este mismo 12 cilindros en V, se podría encontrar en otros modelos de la marca, como: el 750i y 850Ci. A la hora de montarlo en la bahía del Z3 1999, se tuvieron que realizar algunas adecuaciones debido al gran tamaño del bloque, el radiador, cárter y bomba de aceite fueron algunos de esos componentes que tuvieron que modificarse para completar la misión.

Bmw 1999 Z3 V12 1

Una vez lograda la hazaña el resultado en números arrojó un incremento de apenas 5 hp para un total de 326 hp, sin embargo el torque que ahora se entregaba desde las 1,000 vueltas, llegaba a 395 lb-pie, lo que inmediatamente se tradujo en un vehículo muy difícil de controlar.

Bmw 1999 Z3 V12 6

Junto con el V12, también se incorporó una transmisión manual de seis cambios, reforzada y proveniente del Serie 8, por lo que en peso para la báscula se tradujo en un incremento de 200 kg extra a los 1200 kg de origen. Por lo consiguiente la famosa repartición de peso de 50 - 50% quedó muy lejos y terminó convirtiéndose en 70 - 30%.

Bmw 1999 Z3 V12 4

El experimento finalizó siendo un auténtico desastre en términos de performance y comportamiento dinámico, pero sí se tenían las manos adecuadas, podría resultar en una experiencia de drifting bastante interesante, aunque no por ello menos peligrosa. Por obvias razones, este prototipo o ejercicio mecánico, nunca tuvo el más mínimo chance de llegar a producción, pero sí logró ser uno de esos ejemplares exóticos que yacen en los almacenes de BMW.

Temas
Inicio