Compartir
Publicidad
¿Qué rayos hace este Opel Adam en México?
Opel

¿Qué rayos hace este Opel Adam en México?

Publicidad
Publicidad

En ocasiones, las marcas de autos traen a México modelos que no están disponibles en nuestro mercado. Es normal encontrarse con alguno, pero no muy común, mucho menos al desnudo, en un escenario tan concurrido como la Ciudad de México, vulnerable ante cualquier persona con un teléfono en mano. A este Opel Adam olvidaron camuflarlo, y @sportcoupe44 aprovechó el momento, pero... ¿qué hace el auto en México?

Empecemos por saber qué es un Opel Adam. A diferencia de lo que podrías pensar, no se trata de un auto accesible. Es más pequeño que un Opel Corsa, sí, pero no tiene nada que ver con el Chevrolet Spark —ese hueco está cubierto por el Opel Karl. El Adam, más bien, se ubica al nivel del Fiat 500, del MINI Cooper o del Citroën DS3.

Opel Adam 2

A Buick no le interesa el Opel Adam

Comencemos a desmontar teorías. Como sabes, cuando Chevrolet dejó de comercializar los modelos de Opel en México —Corsa, Meriva, Astra, Zafira, Vectra, etc.—, Buick comenzó a aprovecharlos para su venta en Norteamérica. Así, la firma norteamericana se apoderó de los Mokka, Insignia, Cascada y Astra Sedan, para lanzarlos como Encore, Regal, Cascada y Verano.

¿Entonces Buick quiere su propio Adam? La respuesta es no. Por ahora, su estrategia está orientada por completo a los crossovers; de hecho, el mismo Verano ha quedado fuera de los planes de la marca. Además, Duncan Aldred, Presidente de Buick, ya ha dicho que no está interesado en el Opel Adam, pero sí en un coupé de gama alta.

Opel Adam Interior

Y a Chevrolet, ¿podría interesarle el Adam?

Aunque hay un hueco en la gama Chevrolet para el Adam, y hasta cierto punto suena lógico que la firma quiera competir contra el Fiat 500, parece complicado vender el Opel Adam en México. En primer lugar, por el precio. Considerando el precio base de un Karl —nuestro Spark— y un Adam, el Adam es un 27% más costoso. Traducido en pesos, un Adam base en México no podría costar menos de 250,000 pesos, considerando el costo del vehículo con el motor de 1.2 litros de 70 hp y lo que implica importarlo. Ya no hablemos si queremos motores más potentes.

En segundo lugar, por las características del vehículo. Parte del encanto del Opel Adam son sus opciones de personalización, que van desde un color diferente para el techo, hasta texturas en los plásticos del habitáculo y diferentes juegos de rines. Cuando se importa un vehículo no premium desde Europa, hay que conformarse con modelos estandarizados, o bien, elevar costos y aumentar el tiempo de espera a la hora de adquirirlo. No suena a los planes de Chevrolet en este momento.

Es complicado saber exactamente qué hace ese Opel Adam en México. De cualquier forma, algo se trae entre manos General Motors; no es barato traer una sola unidad al otro lado del planeta, si no es con un objetivo claro.

En Motorpasión | Opel Adam, presentación y prueba en Lisboa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio