Publicidad

¿Por qué en las glorietas no tenemos que respetar el uno y uno?
Industria

¿Por qué en las glorietas no tenemos que respetar el uno y uno?

Entrar y salir de una glorieta “sin morir en el intento” es toda una odisea, hacerlo sin tener que tocar el claxon una sola vez, o sin que algún otro vehículo esté a nada de chocar contigo ya es un logro, sin embargo, debes saber que la prioridad es de aquellos que ya circulan dentro de la rotonda.

Muchas incógnitas vienen a nuestra mente cuando nos encontramos en esta situación, ¿por qué nadie es amable y me deja pasar? ¿por qué tengo que “aventar” el auto para lograr entrar? O simplemente ¿por qué no existe un orden para lograr incorporarte a la glorieta?, pues aquí te tenemos la respuesta.

glorietas

De acuerdo con el Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México, en las glorietas, todo vehículo que se encuentre dentro de la misma tiene preferencia de paso sobre el que pretenda acceder a ella; en aquellas glorietas de varios carriles tienen preferencia aquellos vehículos que realicen movimiento para salir de ella.

¿Cómo circular correctamente?

Si la rotonda está compuesta por un solo carril, no habrá mayor problema si ingresas utilizando las direccionales, con precaución y dando prioridad, como ya lo mencionamos, a los que ya circulan dentro de la misma.

Ahora bien, el reto viene cuando la glorieta se compone de varios carriles, que es aquí donde se cometen más errores, no solo por los que intentan ingresar, sino también por aquellos que salen de la rotonda, pero por el carril equivocado, exponiéndose a un accidente y a otros vehículos.

En algunas ocasiones entrar a una glorieta se facilita cuando te encuentras con un semáforo, el cual no solo facilita el acceso, sino que permite que el tránsito dentro fluya mejor.

Glorietas

Sin importar la salida que vayas a tomar, debes hacerlo por el carril de la derecha, sin embargo, no significa que debas mantenerte en ese mismo en todo momento.

Por ejemplo, si entras a la glorieta y tu salida es la intersección número tres, puedes entrar, colocarte en los carriles del centro, permitir que los vehículos que saldrán antes que tú lo hagan correctamente, y ya que se acerque tu salida, ahora sí, tomar el carril exterior.

En caso de que la salida se te complique por el exceso de vehículos,puedes girar una vez más y buscar nuevamente tu salida, con responsabilidad y siempre utilizando las direccionales.

Así que, ahora que sabes que la armonía en las rotondas se logrará siempre y cuando se permita circular primero a los que ya se encuentran en ella, que a los que intentan ingresar.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios