Publicidad

Todo lo que querías saber del Alcoholímetro (pero te daba miedo preguntar)

Todo lo que querías saber del Alcoholímetro (pero te daba miedo preguntar)
1 comentario

Publicidad

Publicidad

“Eeeen el nombre del cielo…oooos pido posada, pues no puede andar mii esposa amada…” ¡Ah! Por fin es diciembre…los brindis, las posadas, el aguinaldo…¡y el alcoholímetro! ¡Gulp! La palabra mágica que nos hace sudar frío cuando vamos por la cuarta cervecita.

La palabra mágica que nos hace tuitear con desesperación para saber por donde NO debemos de circular cuando salimos de la fiestecita para evitar el terrible alcoholímetro.

En esta época decembrina, cuando nuestro “fiestómetro” se encuentra en su nivel más alto y el consumo de alcohol se incrementa, es también cuando los accidentes vehiculares se disparan de forma alarmante.

Es por eso que las autoridades de tránsito de algunas ciudades del interior de la República Mexicana (como Monterrey, Guadalajara, Guanajuato, Tuxtla Gutiérrez y Mérida, por mencionar sólo algunas), además del Distrito Federal implementan el programa “Conduce sin alcohol”, el cual ha logrado disminuir un 30 por ciento las muertes relacionadas con la combinación del alcohol y el volante.

Alcoholímetro
Alcoholímetro: remisiones por año 2007-2012

Durante casi todo el mes de diciembre y hasta principios de enero, este programa preventivo, mejor conocido como el “Alcoholímetro” instala puntos de revisión en las principales entradas y salidas de cada entidad y, en el caso del Distrito Federal, también en diversos puntos de revisión de las 16 delegaciones capitalinas.

¡Chin! ¡Ya me agarraron! ¿Y ahora qué?

Ni modo. Si vienes de la fiesta con dos que tres copas encima, encomiéndate a todos los santos. ¡Por ningún motivo trates de darte a la fuga! Y, si puedes, avísale a alguien que tu dormitorio por las siguientes 36 horas serán las cómodas “suites” de “El Torito”

Si te ves sometido a una revisión del alcoholímetro éste es el procedimiento que deben tener los encargados del mismo, de acuerdo con el Reglamento de Tránsito Metropolitano.

1.- Te indicarán que detengas tu auto y te harán la típica pregunta de: ¿ingirió usted alguna bebida alcohólica?

2.- Si notan que has bebido te invitarán a que estaciones tu auto y entonces iniciará la revisión.

3.- Te mostrarán el dispositivo en su empaque para que veas que no ha sido usado anteriormente.

4.- Tendrás que soplar para que éste muestre si rebasas el límite permitido para poder manejar, éste es de 0.40 grados de alcohol, el equivalente a una copa de vino o una cerveza.

5.- En caso de no superar el límite podrás seguir tu camino. De lo contrario los resultados se le entregarán a un juez cívico para que constate tu estado de ebriedad.

6.- Una vez hecho lo anterior se te entregará una copia y tendrás que cumplir un arresto inconmutable que puede ir de 20 a 36 horas en las instalaciones del “Torito”. Y, desde luego, tu coche será llevado al corralón.

7.- En caso de que viajes con alguien que no esté alcoholizado, podrá llevarse el vehículo.

Y un amparo…¿me sirve?

Una vez que los detenidos arriban al Centro de Sanciones Administrativas y de Integración Social, conocido popularmente como “El Torito”, se acercan abogados que por cantidades que van de los mil 500 a los cuatro mil pesos, ofrecen tramitar el amparo para liberarlos de la sanción.

Pero ¡ojo! Una vez libres, con una suspensión provisional, los abogados rara vez informan a los afectados que deben ratificar su demanda, o dar seguimiento a la misma, pues de lo contrario el asunto puede perderse, por lo que al final, al concluir los juicios, deben regresar al "torito" para cumplir sus horas de arresto.

Alcoholímetro
Alcoholímetro: remisiones de acuerdo al género

En este caso, lo más recomendable es respetar la ley, hacer “de tripas corazón” y aguantar el arresto. De todas formas te servirá para que se te pase el “efecto alegre” y la subsecuente cruda.

Otra recomendación muy importante es que no caigas en las manos de los “coyotes” que te ofertan, desde un “seguro anual”, hasta ofrecerte a alguien que cumpla la condena por ti. En cualquiera de estos casos, estarás infringiendo la ley y además desembolsarás mucho dinero.

Pero ¡yo sé cómo burlar al alcoholímetro!

¡Mentira! Todo lo que has escuchado acerca de los supuestos trucos para burlar al alcoholímetro no son más que leyendas urbanas.

Médicos señalan que al ingerir alcohol, éste es absorbido y se propaga por todo el cuerpo, incluidos los pulmones, por ello se solicita a los conductores soplar en el aparato para obtener el nivel de la sustancia en su cuerpo.

Entre las diversas “leyendas urbanas” que circulan entre los conductores para dar negativo en la prueba se encuentran: * Tomar una cucharada de aceite * Comer una clara de huevo cruda antes de beber, lo cual dicen retrasa la presencia del alcohol en la sangre * Ingerir granos de café y masticarlos ya que es muy fuerte su sabor y olor * Masticar chicles de menta o hierbabuena. * Beber leche después de la ingesta de alcohol * Ingerir antiácidos, ya que se tiene la falsa idea de que reduce el nivel de alcohol en sangre * Tomar vitaminas tipo B * Ingerir cubos de hielo * Masticar papel o pasto

No. Olvídalo. Ni un hechizo de la Bruja Escaldufa, ni la señora que hace limpias a la vuelta de tu casa podrá evitar que des positivo en la prueba del alcoholímetro si bebiste de más.

De acuerdo al sitio atracción 360, ha habido casos extremos donde los conductores han ingerido tierra; otros más que se colocan una moneda de cobre bajo la lengua o los que beben soluciones químicas utilizadas para limpiar pisos y superficies. ¿Extraño, verdad? Bueno, pues tampoco eso evita la detección del alcohol.

Algunas cifras del alcoholímetro que te van a interesar:

  • Se han realizado más de 2 millones de entrevistas (desde el inicio del programa a la fecha).
  • Se han aplicado más 324 mil pruebas de alcoholemia.
  • Se han presentado al Juez Cívico alrededor de 88 mil personas con resultado positivo del examen.
  • Mayores de 25 años: 84%
  • Menores de 25: 23.2%
  • Menores de edad: 03%
  • Se han remitido 60 mil vehículos.

A final de cuentas, las únicas soluciones para no caer en el “torito” o pasar por la terrible prueba del alcoholímetro es:

  • No beber en exceso.
  • No manejar si se ha bebido en exceso
  • Si has bebido en exceso, dejar tu auto en un estacionamiento e irte a tu casita en taxi.

Vía | Atracción 360 | Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal Imagen de entrada 889 Noticias

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir