Publicidad

Los coupés y los hatchbacks de tres puertas están en peligro de extinción, ¿qué pasa en realidad?
Industria

Los coupés y los hatchbacks de tres puertas están en peligro de extinción, ¿qué pasa en realidad?

Publicidad

Publicidad

Es triste porque es verdad. Los autos de carrocería coupé y de tres puertas están desapareciendo, pero antes de culpar a las marcas y tacharlas de malvadas, tenemos que recordar que ellos están aquí para hacer negocio y si algo ya no lo es, simplemente debe desaparecer, aunque nos duela... y vaya que nos duele mucho.

Antes de la llegada de carrocerías nuevas, como los crossovers, muchas marcas tenían en su portafolio de productos versiones coupé o de tres puertas de algunos modelos, sin embargo, el público se fue olvidando de ellas por diferentes razones. Muchos alegaban falta de practicidad, otros se quejaban del poco espacio interior y la baja reventa. Al final, hubo quienes terminaron cediendo ante los crossover, pues el estilo aventurero que proponen resultó ser más llamativo.

Seat Ibiza Sc

A pesar de las tendencias, aún existen personas a quienes les (nos) gustan los autos coupé o con carrocería de tres puertas, pues permiten jugar con las proporciones de una manera diferente a la que lo hacen un sedán o un hatchback con puertas traseras. Tenemos ejemplos, como el del SEAT Ibiza de cinco puertas contra el Sportcoupé de tres. A pesar de ser el mismo auto, en la carrocería del SC encontramos el alma deportiva de forma mucho más natural. Casi sin manejarlo y sólo con verlo podemos sentir una apuesta más deportiva.

Si tanto nos gustan y todos dicen quererlos, ¿por qué SEAT sacó de su oferta la versión Sportcoupé con la nueva generación del Ibiza? La respuesta, aunque duela, es fácil: todos los quieren, pero nadie los compra. Nuestros colegas de Autocar mencionan que, en su momento, la versión de tres puertas del Ibiza representaba el 40% de las ventas, pero en los últimos años ha ido cayendo drásticamente. Por eso es lógica la reacción de SEAT y de muchas otras marcas: no invertir en un producto que no se va a vender lo suficiente para justificar el costo de desarrollo.

Honda Accord 2018

Otro caso es el del Honda Accord, en cuya décima generación no se lanzó ninguna versión coupé. Aunque en México ya no estaba disponible desde hace algún tiempo, en Estados Unidos seguía vigente y era de los pocos modelos que representaba de forma muy digna a los coupés medianos que por mucho tiempo fueron tan buscados, como el Nissan Altima Coupé, el Cougar, el Thunderbird, el Phantom, el Solara y otros medianos que ofrecían esta carrocería.

Aun cuando te quedaste con las ganas de un Ibiza Sportcoupé o incluso de algún Mazda3 de sólo dos puertas, no todo está perdido. Las marcas están aprovechando las bases de diseño sentadas por sus autos más pasionales, para aplicarlas a modelos con puertas traseras. Un claro ejemplo son los coupés de cuatro puertas, como el Mercedes-Benz CLS o el Volkswagen CC.

Suzuki Swift

La tendencia también es a desarrollar sedanes que, sin ser completamente coupés de cuatro puertas, sí integren entre sus rasgos un poste C prolongado que simule la caída del medallón de un coupé. Para este ejemplo también podemos mirar al Honda Accord e incluso al Honda Civic —que, por cierto, sí está disponible en versión de dos puertas.

Finalmente, los hatchback están aprovechando algunos trucos de diseño para mantener parte de la estética de un hatch de tres puertas, pero la practicidad de uno de cinco. Un claro ejemplo es el Suzuki Swift, que en su más reciente generación se despidió de la carrocería de tres puertas, pero esconde las manijas traseras en el poste C.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir