Compartir
Publicidad
Maserati Mexico, la historia de un GT bautizado en honor a un expresidente mexicano
Clásicos

Maserati Mexico, la historia de un GT bautizado en honor a un expresidente mexicano

Publicidad
Publicidad

La historia de Maserati y la de México podrían parecer totalmente ajenas, pero a finales de los años 60 hubo un modelo que las unió. El Maserati Mexico se convirtió en el punto de encuentro entre la firma del tridente y nuestro país. Fue uno de los coupés 2+2 más elegantes de la época, y también de los más exclusivos. Entre 1966 y 1972 se fabricaron únicamente 485 unidades. Pero, a todo esto, ¿por qué se llama Mexico?

Si eres fanático de la marca, sabrás que sus coupés de cuatro plazas llevan el nombre de algún circuito. El Maserati Mexico es la excepción a la regla y lleva el nombre de nuestro país en honor al expresidente Adolfo López Mateos, quien ocupó el cargo en el sexenio de 1958 a 1964.

Maserati Mexico

El 5000GT que dio vida al Mexico pertenecía a Adolfo López Mateos.

El Mexico fue presentado por primera vez en el Auto Show de Turín de 1965, sólo como vehículo de exhibición. Aquel prototipo utilizaba el chasís de un Maserati 5000GT accidentado, que pertenecía al expresidente de México. Al entrar a producción, en agosto de 1966, la marca decidió bautizarlo con ese nombre en honor a López Mateos, a quien fue entregada esa primera unidad de exhibición.

Maserati Mexico 3

La producción comenzó en agosto de 1966 y terminó en 1972, tras 485 unidades fabricadas.

Salvo por el prototipo, que utilizaba el mismo motor de 4.9 litros del 5000GT, todos los Maserati Mexico recurrían a la plataforma y gama de motores del Quattroporte de la época, compuesta por motores V8 de 4.2 y 4.7 litros. El primero generaba 260 hp y prometía una velocidad tope de 240 km/h; el segundo producía 290 hp y era capaz de llegar hasta a 255 km/h. Su distancia entre ejes era 11 cm menor al sedán del que derivaba.

Maserati Mexico 2

Como la cabina de cualquier Maserati, al interior del Mexico se respiraba un ambiente de lujo. Los asientos iban revestidos en cuero y algunas piezas del tablero estaban fabricadas en madera. De serie contaba con aire acondicionado y vidrios eléctricos; de manera opcional se podía solicitar con transmisión automática, dirección eléctrica y radio. Como dato curioso, el Mexico fue el primer Maserati en contar con frenos de disco servoasistidos en las cuatro ruedas.

Únicamente se produjeron 175 unidades con el motor de 4.7 litros; el resto —305 unidades— llevaron el motor de 4.2 litros. Por su producción tan limitada, los Maserati Mexico son bastante codiciados entre coleccionistas. La marca, además, guarda un cariño especial hacia este modelo por una coincidencia en la temporada de Fórmula 1 de 1966: el año en que comenzó la producción del Mexico, la escudería Cooper-Maserati ganó el Gran Premio de México, con John Surtees al volante.

Fotografía | Maserati | Gabriele

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio