Turquía le mete tantos impuestos a los autos grandes, que Mercedes tuvo que ponerle este diminuto motor a su Clase E para que no fuera tan caro

Turquía le mete tantos impuestos a los autos grandes, que Mercedes tuvo que ponerle este diminuto motor a su Clase E para que no fuera tan caro
1 comentario

Existen países, como Australia, Estados Unidos, Dinamarca o Canadá, en los que es posible comprar y mantener un coche sin sacrificarse económicamente, considerando el nivel de vida, impuestos y el salario promedio, sin embargo, existen otros en los que se necesita destinar más del 650% del salario anual promedio para ser propietario de un vehículo, como Turquía.

MERCEDES2

Decimos esto porque este país, que acaba de aprobar aranceles adicionales del 40% a los coches eléctricos chinos, impone impuestos de forma astronómica a los automóviles en función del tamaño del motorque los impulsa, bajo el denominado Impuesto Especial al Consumo (SCT por sus siglas en inglés), razón por la cual es posible ver vehículos como un Mercedes-Benz Clase E equipado con un motor de cuatro cilindros de 1.5 litros por un precio que ronda los 128,000 euros (2,529,414 pesos).

Lo anterior significa que los turcos pagan prácticamente el doble (1,290,000 pesos es el precio en nuestro país) que en México por este sedán alemán y con un motor más pequeño. En nuestro mercado el modelo equipa un propulsor de cuatro cilindros de 2.0 litros turbocargado, que genera 197 caballos de fuerza y 320 libras-pie de torque, derivado de que el SCT para los coches nuevos con un motor de menos de 1.6 litros de cilindrada comienza en 45% del valor del coche, siempre que el precio no supere los ridículamente bajos 5,600 dólares.

MERCEDES3

No es la primera vez que vemos motores tan pequeños en buques insignia, pues modelos como el BMW 730i recurre a un motor de 4 cilindros para el mercado turco y de China hace algunos años. Anteriormente, en Turquía los vehículos pagaban impuestos por peso, pero llegaron los impuestos de acuerdo al tamaño del motor.

Las cosas empeoraron para los consumidores turcos en 2020, cuando el STC subió del 60 al 80% para vehículos importados con motor de 1.6 litros. Los modelos con más de 2,000 cc vieron sus impuestos subir del 100% al 130%, mientras que los costos para los coches del segmento alto saltaron del 160% al 220%, y esa es la razón por la que en Turquía existe modelos como el Mercedes-Benz E180 de 1.5 litros o el BMW 520 i de 1.6 litros.

MERCEDES4

Por algo Turquía es uno de los países del mundo en el que es más caro comprar y mantener un coche, pues el objetivo del gobierno turco es potenciar su mercado doméstico y los coches fabricados en el país, por ello también se adelantó a la Unión Europea y aplicó aranceles adicionales a los coches eléctricos chinos.

Temas
Inicio