Compartir
Publicidad
Aston Martin Cygnet: Recordando a la alternativa urbana de bajas emisiones, pero con mucho lujo de los ingleses
Aston Martin

Aston Martin Cygnet: Recordando a la alternativa urbana de bajas emisiones, pero con mucho lujo de los ingleses

Publicidad
Publicidad

Es bastante común que veamos autos de 'X' marca vendiéndose en otros mercados bajo el nombre de 'Y' marca. Por ejemplo, Chevrolet vendiendo en nuestro país el Opel Corsa, en su momento Pontiac vendiendo el Chevrolet Cobalt con el nombre de G5, Toyota vendiendo el Mazda 2 Sedán como Yaris R y muchos otros más. Sin embargo, este fenómeno también se da en las marcas de superdeportivos, pero el caso del que les contaré hoy es bastante peculiar.

Digámoslo simple y directo. Aston Martin de 2011 a 2013 vendió bajo su nombre al Toyota iQ. Un auto 100% urbano con un motor de 1.3 litros VVT-i de 98 hp que lograba el 0 a 100 km/h en 11.5 segundos. Todo a un precio que rondaba las 30,000 libras esterlinas, más del doble de lo que el pequeño iQ cuesta normalmente, entre 10,000 y 15,000 libras esterlinas. Si hacemos una conversión con el precio actual de la moneda británica, el Toyota iQ costaría $250,000 pesos, mientras que el Aston Martin Cygnet, $750,000 pesos.

Para todo hay razones, hasta para el Cygnet

2560 3000 5

La razón para que sucediera esto, fue simple. Años atrás se había anunciado que para 2012 las leyes británicas endurecerían las medidas contra las emisiones contaminantes de los autos, por lo que cobraba impuestos más altos a quienes contaminaban más. Muchas marcas no sintieron tan fuerte estos estragos, pues pertenecen a otros grupos automotrices grandes que podían hacer arreglos para compartir modelos similares de menor emisión y promediar un nivel bueno entre sus productos.

Este no fue el caso de Aston Martin, cuyos productos llevan motores enormes y potentes que aman quemar combustible. por lo que la mejor solución fue comprar el auto a gasolina más limpio que encontraron y darle un tratamiento premium en búsqueda de una salida no tan cara. Al pequeño iQ no se le modificó el motor, simplemente aspectos del interior y exterior.

2560 3000 2

Un Cygnet tardaba entre 140 y 150 horas en ser producido, mientras que un DB9 Vantage promediaba 200 horas de trabajo.

Por fuera adoptó las principales caracteríticas de Aston Martin, la gran parrilla horizontal, faros LED, aletas en el cofre para un look más deportivo, rines deportivos y pintura original de Aston Martin, entre otros.

En el interior, los asientos se cubrieron de cuero, el techo en alcantara, se le dotó de GPS, un sistema de infotenimiento más refinado, asientos calefactados, apertura a distancia y varios detalles de lujo extra. La calidad interior era más que buena, un trabajo digno de un ONE-77 y los demás superautos de la marca.

2560 3000 13

En 2010 Aston Martin presentó esta propuesta en el Auto Show de Ginebra y para 2011 ya estaba fabricando y entregando los primeros modelos a sus dueños. Además de acatar las leyes, Aston Martin también buscaba ofrecer a sus clientes un auto que pudieran usar a diario en las ciudades y que pudiera atraer a nuevos compradores a la marca.

En 2013 para nadie fue noticia que Aston cortará las alas del Cygnet debido a sus bajas ventas, en un inicio los ingleses buscaban vender 4,000 por año, cifra a la que no pudieron acercarse. Actualmente es considerado como el Aston Martin más pequeño jamás producido y su precio continua rondando las 30,000 libras esterlinas. Algunos modelos en muy buen estado llegan a pasar de la cifra base ya que su rareza añade valor para el futuro.

2560 3000 9

En Motorpasión México | De cuando Bugatti quería fabricar sedanes de lujo otra vez, recordando a: Bugatti EB112

Temas
Publicidad

También te puede gustar

Publicidad
Publicidad

Ver más artículos